COMBONIANUM – Formazione e Missione

–– Sito di FORMAZIONE PERMANENTE MISSIONARIA –– Uno sguardo missionario sulla Vita, il Mondo e la Chiesa A missionary look on the life of the world and the church –– VIDA y MISIÓN – VIE et MISSION – VIDA e MISSÃO ––

Su nombre será… Francisco!

  FP al sabor del dia                                                                    16 Marzo 2013

P1cP13

El nombre de Francisco, la regla de San Ignacio y el ejemplo de Jonás

El nuevo Papa dice cómo y porqué ha elegido llamarse como el Santo de Asís, pero ha recordado también al fundador de la Compañía de Jesús. Y como el profeta, quiere predicar a la moderna Nínive el perdón de Dios. Una entrevista reveladora

de Sandro Magister

201303151150-800-23908270_il-papa-francesco-la-rete-arte-del-dissacrare-0ROMA, 16 de marzo de 2013 – A los seis mil periodistas que esta mañana llenaban el aula de las audiencias, Jorge Mario Bergoglio les ha dado una noticia.

Ha explicado cómo y porqué ha elegido como Papa el nombre de Francisco, precisamente mientras en el cónclave los votos caían sobre él:

“En la elección tenía junto a mí al arzobispo emérito de Sao Paulo, y también prefecto emérito de la congregación para el clero, el cardenal Claudio Hummes: ¡un gran amigo, un gran amigo! Cuando la cosa se estaba convirtiendo en algo un poco peligroso, él me confortaba. Y cuando los votos alcanzaron los dos tercios, llegó el aplauso porque el Papa había sido elegido. Él me abrazó, me besó y me dijo: ‘¡No te olvides de los pobres!’. Y esa palabra entró aquí: los pobres, los pobres. Después, inmediatamente, en relación con los pobres pensé en Francisco de Asís. Y después pensé en las guerras, mientras seguía el escrutinio hasta totalizar los votos. Y Francisco es el hombre de la paz. De este modo llegó el nombre a mi corazón: Francisco de Asís. Para mí es el hombre de la pobreza, el hombre de la paz, el hombre que ama y custodia la creación; en este momento, tampoco nosotros tenemos una relación muy buena con la creación, ¿no? Es el hombre que nos da este espíritu de paz, el hombre pobre… ¡Ah, cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres!”.

Ha concluido así:

“Después, algunos [cardinales] bromearon. ‘Pero tu deberías llamarte Adriano, porque Adriano VI fue el reformador, es necesario reformar…’. Y otro me dijo: ‘No, no: tu nombre debería ser Clemente’. ‘Pero, ¿por qué?’. ‘Clemente XV: ¡así te vengas de Clemente XIV, que suprimió la Compañía de Jesús!'”.

Por ironía del destino, Clemente XIV, el Papa que en el siglo XVIII suprimió la orden de los jesuitas a la que Bergoglio pertenece, era franciscano.

Sin embargo, el Papa Francisco, en sus primeros días como Papa, no ha dejado de citar también al fundador de su orden, San Ignacio de Loyola.

El 15 de marzo, en la misa que celebró a primera hora de la mañana en la capilla de la Domus Sanctae Martae junto a algunos cardenales, improvisó una breve homilía.

En ella citó a San Ignacio, allí donde éste, en las reglas del discernimiento, aconseja que “en el tiempo de la desolación no se hagan nunca cambios, sino que se permanezca estables y constantes en los propósitos y en las decisiones que se tenían en el tiempo de la consolación”.

De lo contrario – ha añadido –, si se cede y si uno se aleja, cuando el Señor vuelve a hacerse visible “corre el riesgo de no encontrarnos”.

Poco antes, en la misa se había leído en el libro de la Sabiduría el pasaje donde los impíos querían someter al justo “con ultraje y tormento para conocer su temple y probar su entereza”. Pero aquellos ” no conocen los secretos de Dios, ni creen en el premio de las almas intachables”.

Sobre la exigencia que encierra esta última palabra, “intachable”, el Papa ha insistido con fuerza.

Esta breve homilía no se ha publicado, pero sobre ella ha dado noticias Cristiana Caricato en el ilsussidiario.net, utilizando la confidencia de un cardenal que había celebrado la misa con el Papa.

Pero además de Francisco de Asís y de San Ignacio, en el “cielo” de Jorge Mario Bergoglio brilla también el profeta Jonás.

En una entrevista de 2007 a la revista internacional “30 Días”, muy reveladora sobre cómo ve su misión de pastor de la Iglesia, el entonces arzobispo de Buenos Aires le pregunta repentinamente a la entrevistadora, Stefania Falasca:

“¿Conoce el episodio bíblico del profeta Jonás?”.

“No lo recuerdo. Dígame”, respondió la entrevistadora.

Y Bergoglio:

“Jonás lo tenía todo claro. Tenía ideas claras sobre Dios, ideas muy claras sobre el bien y el mal. Sobre cómo actúa Dios y qué es lo que quiere en cada momento; sobre quiénes son fieles a la alianza y quiénes no. Tenía la receta para ser un buen profeta. Dios irrumpe en su vida como un torrente y lo envía a Nínive. Nínive es el símbolo de todos los separados, alejados y perdidos, de todas las periferias de la humanidad. Jonás vio que se le confiaba la misión de recordar a toda aquella gente que los brazos de Dios estaban abiertos y esperando que volvieran para curarlos con su perdón y alimentarlos con su ternura. Sólo para esto lo había enviado. Dios lo mandaba a Nínive, y él se marchó en dirección contraria, a Tarsis”.

“Huye frente a una misión difícil…”, dice la entrevistadora.

“No. No huía tanto de Nínive, sino del amor desmesurado de Dios por esos hombres. Esto era lo que no cuadraba con sus planes. Dios había venido una vez… ‘de lo demás me ocupo yo’: se dijo Jonás. Quería hacer las cosas a su manera, quería dirigirlo todo él. Su pertinacia lo hacía prisionero de sí mismo, de sus puntos de vista, de sus valoraciones y sus métodos. Había cercado su alma con el alambrado de esas certezas que, en vez de dar libertad con Dios y abrir horizontes de mayor servicio a los demás, terminan por ensordecer el corazón. ¡Cómo endurece el corazón la conciencia aislada! Jonás no sabía de la capacidad de Dios de conducir a su pueblo con su corazón de Padre”.

“Son muchos los que se pueden identificar con Jonás”, intervino la entrevistadora.

Bergoglio: “Nuestras certezas pueden convertirse en un muro, en una cárcel que aprisiona al Espíritu Santo. Quien aísla su conciencia del camino del pueblo de Dios no conoce la alegría del Espíritu Santo que sostiene la esperanza. Es el riesgo que corre la conciencia aislada. De aquellos que desde el mundo cerrado de sus Tarsis se quejan de todo o, sintiendo su propia identidad amenazada, emprenden batallas para sentirse más ocupados y autorreferenciales”.

“¿Qué habría que hacer?”.

Bergoglio: “Posar nuestra mirada sobre la gente: para no ver lo que queremos ver, sino aquello que es. Sin previsiones ni recetas, sino con apertura generosa. Dios habló para las heridas y la fragilidad. Permitir que el Señor hable… De un modo que no conseguimos crear interés con las palabras que nosotros decimos, solamente su presencia que nos ama y nos salva puede interesar. El fervor apostólico se renueva siendo osados testigos del amor de Aquel que nos amó primero”.

Última pregunta: “¿Qué es para usted lo peor que le puede pasar a la Iglesia?”.

Bergoglio: “Es lo que De Lubac llamaba ‘mundanidad espiritual’. Es el mayor peligro para la Iglesia, para nosotros, que estamos en la Iglesia. ‘Es peor’, dice De Lubac, ‘más desastrosa que la lepra que había desfigurado a la Esposa amada en la época de los papas libertinos’». La mundanidad espiritual es poner en el centro a uno mismo. Es lo que Jesús ve entre los fariseos: ‘Vosotros, que aceptáis gloria unos de otros'”.

La palabra “mundanidad” ha vuelto varias veces, como peligro también para los “sacerdotes, obispos, cardenales, papas”, en la primera homilía pronunciada por Bergoglio tras su elección como Papa, en la Capilla Sixtina.

Pero en la entrevista citada anteriormente, había otro pasaje en el cual el entonces arzobispo de Buenos Aires delineaba la misión de la Iglesia, denunciando los peligros “gnósticos y autorreferenciales”.

A la pregunta sobre qué habría dicho Bergoglio al Papa y a los cardenales en el consistorio del 24 de noviembre de 2007, en el cual no pudo participar, la entrevista continuaba así:

R. – Habría hablado de dos cosas que necesitamos en estos momentos, que más falta hacen: misericordia y valor apostólico.

D. – ¿Qué significan para usted?

R. – Para mí el valor apostólico es sembrar. Sembrar la Palabra. Devolvérsela a ese él y a esa ella para los cuales fue dada. Darles la belleza del Evangelio, el asombro del encuentro con Jesús… y dejar que sea el Espíritu Santo quien haga lo demás. Es el Señor, dice el Evangelio, el que hace brotar y fructificar la semilla.

D. – En fin, es el Espíritu Santo quien hace la misión.

R. – Decían los teólogos antiguos: el alma es una especie de barquito de vela, el Espíritu Santo es el viento que sopla en las velas, para que vaya adelante, los impulsos y empujes del viento, son los dones del Espíritu. Sin su impulso, sin su gracia, no vamos adelante. El Espíritu Santo nos hace entrar en el misterio de Dios y nos salva del peligro de una Iglesia gnóstica y del peligro de una Iglesia autorreferencial, llevándonos a la misión.

D. – Esto significa invalidar también todas sus soluciones funcionalistas, y sus consolidados planes y sistemas pastorales…

R. – No he dicho que los sistemas pastorales son inútiles. Al contrario. De por sí todo lo que puede llevar por los caminos de Dios es bueno. Les he dicho a mis sacerdotes: «Hagan todo lo que deben hacer, sus deberes ministeriales los conocen, tómense sus responsabilidades y luego dejen abierta la puerta». Nuestros sociólogos religiosos nos dicen que la influencia de una parroquia es de seiscientos metros a su alrededor. En Buenos Aires hay casi dos mil metros entre una parroquia y otra. Les he dicho entonces a los sacerdotes: «Si pueden, alquilen un garaje y, si encuentran a algún laico disponible, que vaya. Que esté un poco con esa gente, haga un poco de catequesis y que dé incluso la comunión si se lo piden». Un párroco me dijo: «Pero padre, si hacemos esto la gente deja de venir a la iglesia». Le contesté «¿Pero por qué? ¿Vienen a misa ahora?». «No», me dijo. ¡Entonces! Salir de uno mismo es salir también del recinto de las propias convicciones consideradas inalienables si éstas se pueden convertir en un obstáculo, si cierran el horizonte que es de Dios.

D. – Vale también para los laicos…

R. – Su clericalización es un problema. Los curas clericalizan a los laicos y los laicos nos piden que les clericalicemos… Es una complicidad pecadora. Y pensar que podría bastar el bautismo. Pienso en aquellas comunidades cristianas de Japón que se quedaron sin sacerdotes durante más de doscientos años. Cuando volvieron los misioneros vieron que todos estaban bautizados, todos válidamente casados por la Iglesia y todos sus difuntos habían tenido un funeral católico. La fe había permanecido intacta por los dones de gracia que alegraban la vida de estos laicos que habían recibido solamente el bautismo y habían vivido también su misión apostólica en virtud del bautismo. No hay que tener miedo de depender sólo de su ternura.

Annunci

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Informazione

Questa voce è stata pubblicata il 16/03/2013 da in Actualidad religiosa, ESPAÑOL con tag .

  • 298.980 visite
Follow COMBONIANUM – Formazione e Missione on WordPress.com

Inserisci il tuo indirizzo email per seguire questo blog e ricevere notifiche di nuovi messaggi via e-mail.

Segui assieme ad altri 577 follower

San Daniele Comboni (1831-1881)

COMBONIANUM

Combonianum è stata una pubblicazione interna nata tra gli studenti comboniani nel 1935. Ho voluto far rivivere questo titolo, ricco di storia e di patrimonio carismatico.
Sono un comboniano affetto da Sla. Ho aperto e continuo a curare questo blog (tramite il puntatore oculare), animato dal desiderio di rimanere in contatto con la vita del mondo e della Chiesa, e di proseguire così il mio piccolo servizio alla missione.
Pereira Manuel João (MJ)
p.mjoao@gmail.com

Disclaimer

Questo blog non rappresenta una testata giornalistica. Immagini, foto e testi sono spesso scaricati da Internet, pertanto chi si ritenesse leso nel diritto d’autore potrà contattare il curatore del blog, che provvederà all’immediata rimozione del materiale oggetto di controversia. Grazie.

Categorie

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: