COMBONIANUM – Spiritualità e Missione

Blog di FORMAZIONE PERMANENTE MISSIONARIA – Uno sguardo missionario sulla Vita, il Mondo e la Chiesa MISSIONARY ONGOING FORMATION – A missionary look on the life of the world and the church

Los “dioses” del Estado Islámico


Los “dioses” del Estado Islámico

Los conflictos amenazan con destruir el amplio patrimonio cultural de Irak y Siria que demuestra la gran riqueza de sus tradiciones religiosas.

An Isis propaganda video purporting to show fighters near the Iraqi city of TikritLa acción criminal del Estado Islámico está provocando una auténtica limpieza étnica y religiosa en Irak y Siria. La pertenencia a una religión diferente al islam suní más ultraortodoxo se ha convertido, en los territorios controlados por este grupo terrorista, en un grave delito que se castiga con la tortura, la esclavitud y la muerte. Ante el silencio internacional, el Papa Francisco ha elevado recientemente su voz para condenar estos crímenes contra la humanidad. En una carta dirigida a Ban Ki-moon, Secretario general de la ONU, hacía un llamamiento a la comunidad internacional “para que intervenga poniendo fin a la tragedia humanitaria” que supone la violencia contra los cristianos y las demás minorías religiosas en Irak.

Pluralismo religioso. Para entender el mapa religioso de Irak y Siria conviene tener claro que, aunque son países mayoritariamente árabes-musulmanes, no todos los árabes son musulmanes, y no todos los musulmanes son árabes. Es decir, aunque mayoritariamente la población de ambos países es árabe, también hay una importante minoría kurda en una región que ocuparía el norte de Irak, el norte de Siria y parte del sur de Turquía y otras minorías étnicas, como la turcomana. Del mismo modo, aunque mayoritariamente la población de Irak y Siria es musulmana (más del 90 % tanto en Irak como en Siria) también hay población árabe-cristiana, kurda-yazidí y kurda-musulmana. Ni siquiera entre los musulmanes hay unidad religiosa. En Irak el 65 % de los musulmanes es chií, y el 30 % suní, mientras que en Siria, el 15 % de los musulmanes pertenece a la rama chií-alauí. Los cristianos (270.000 en Irak y algo más de un millón en Siria) están repartidos en diferentes confesiones: católicos, ortodoxos y protestantes. Además, como ocurre en otros lugares de Oriente Medios, los católicos pertenecen a diferentes ritos: latino, siriaco, caldeo, maronita, melkita…

Junto con los cristianos y los musulmanes chiíes, la comunidad que de forma más dramática ha sufrido la persecución religiosa del Estado Islámico son los yazidíes, una pequeña comunidad religiosa de no más de 500.000 fieles que siguen una religión anterior al islam pero que incorpora elementos del cristianismo y del islam.

Otras minorías religiosas presentes en Irak y Siria son el alauísmo, una rama dentro del islam chií; el zoroastrismo, la religión politeísta traída por los persas en la antigüedad y de la que todavía pervive una pequeñísima comunidad en serio riesgo de desaparecer; el judaísmo, prácticamente testimonial, ya que casi todos los judíos iraquíes emigraron a Israel tras la guerra árabe-israelí de 1948; el mandeísmo, una religión gnóstica que considera a san Juan Bautísta como el verdadero mesías y de la que sólo quedan unos pocos miles de fieles.

Los yihadistas tratan de eliminar toda huella de otras religiones, e incluso pretenden destruir el recuerdo de las religiones de la antigua Mesopotamia ya desaparecidas, de las que conservan memoria sus numerosos restos arqueológicos. Esa herencia milenaria, repartida entre varios países pero principalmente en Irak, constituye un patrimonio de toda la humanidad. Repasar la religiosidad de las antiguas civilizaciones mesopotámicas es un buen ejercicio para comprender, desde un punto de vista diferente, las guerras civiles en Siria e Irak.

Cuna de la civilización. La antigua civilización mesopotámica no se puede entender de forma unitaria, sino que está formada por un conjunto de pueblos (sumerios, acadios, babilónicos, asirios, caldeos, arameos…) que a lo largo de la historia se han asentado de forma sucesiva entre las orillas de los ríos Éufrates y Tigris. Sus culturas y civilizaciones han sido herederas unas de otras. La civilización sumeria está considerada la primera gran civilización de la humanidad. No era un pueblo originario de Mesopotamia; de hecho, se desconoce su origen. Cuando se asienta en la región en torno al V milenio a.C., existía allí un pueblo originario con el que se mezclaron culturalmente. Cuando llegaron los sumerios a las cuencas del Éufrates y el Tigris ya traían su religión desarrollada. Es una de las religiones más antiguas de la historia de la humanidad, y sus fundamentos se mantuvieron en las religiones de los pueblos que posteriormente dominaron Mesopotamia y que hicieron del sincretismo su principal rasgo.

En el período de máximo esplendor de los sumerios, se instaló en el norte de la región mesopotámica un pueblo semita, los acadios, cuyo principal centro de poder era la ciudad de Akkad. Los acadios se vieron rápidamente sometidos a la influencia cultural sumeria e incorporaron a su panteón los dioses sumerios. Poco a poco los acadios fueron adquiriendo mayor poder y fortaleza, hasta absorber a los sumerios e imponerles su autoridad política aproximadamente en el 2.360 a.C. Durante el predominio acadio, las culturas sumeria y acadia convivieron y se mezclaron. Pero el imperio acadio también colapsaría en 2.180 a.C. y los monarcas sumerios regresarían a ejercieron el poder como “reyes de Sumer y Akkad” a partir de 2.100 a.C. Trasladan el centro político a la ciudad sumeria de Ur (la patria de Abraham). Esto no significó que la cultura acadia entrara en decadencia; más bien todo lo contrario: la influencia cultural acadia fue cada vez mayor entre las élites sumerias hasta la caída de Ur en 1.960 a.C. y el nuevo auge del poder acadio en Mesopotamia.

Los sumerios y acadios eran politeístas sin ningún tipo de concesión al monoteísmo, a pesar de que el monoteísmo surgió en su contexto histórico, cultural y geográfico. Los dioses sumerio-acadios eran de muy diverso tipo. Tenían deidades masculinas y femeninas, reyes deificados y objetos divinizados. Los sumerios y acadios iban incorporando nuevas deidades a su religión, hasta superar los mil dioses. Los sumerios y acadios atribuían a sus dioses rasgos propios de la naturaleza y cualidades antropomorfas. La religión sumero-acadia no era una religión uniforme ni tenía un “santuario nacional”. Cada ciudad tenía sus templos (zigurats) dedicados a sus dioses locales y a algunos dioses “extranjeros”. Los sumerios y los acadios creían en una pervivencia del hombre después de la muerte, aunque no podían imaginar de qué forma. A pesar de este marco religioso y cultural impregnado de politeísmo, fue en Ur donde Abraham recibió la llamada de Dios, de un Dios no hecho por manos humanas.

Pueblos semitas. Además de sumerios y acadios, la región de Mesopotamia sufría una fuerte presión migratoria de pueblos semitas procedentes de las estepas sirio-arábigas. Caldeos, amorreos, arameos, asirios y árabes, con una religiosidad diferente a la de sumerios y acadios, se instalaron en distintas áreas de Mesopotamia. Tras la desaparición de los sumerios, su religión siguió siendo el referente de los pueblos de Mesopotamia después de adaptarlos a sus especificidades. En torno al año 1.700 a.C. un nuevo foco de poder surgió en Mesopotamia en torno a la ciudad de Babilonia. Al igual que los sumerios tenían el contrapunto de los acadios, los babilonios se disputaban con los asirios la hegemonía. De esta manera, se produjo nuevamente un proceso de sincretismo entre la religión de los babilonios y la de los asirios, con usos y costumbres que eran el resultado de las tradiciones religiosas de sumerios, acadios, babilonios y asirios. Este mapa religioso se mantuvo prácticamente inalterado, a pesar de la destrucción del poder babilónico por el dominio persa y su introducción del zoroastrismo, hasta la conquista por Alejandro Magno en que la religión griega y la cultura helenista irrumpieron en Mesopotamia.

Presencia cristiana. Mesopotamia ha tenido un papel esencial en la historia de la salvación. Además de ser la patria de Abraham, Babilonia se mantiene en la memoria del pueblo judío y cristiano por ser el lugar en el que sufrió el destierro tras ser deportados por el rey de Babilonia Nabucodonosor, quien conquistó Judea en el año 587 a.C. Jerusalén fue destruida y sus habitantes desterrados a Babilonia hasta que Ciro, rey de Persia, conquistó Babilonia y en el año 538 a.C. les permitió regresar con los objetos sagrados del templo expoliados por Nabucodonosor. La presencia cristiana en las actuales Irak y Siria se inicia en tiempos de los apóstoles y se intensifica en los siglos III y IV. El cristianismo en esta región arraigó con gran fuerza y pervive en nuestros días. La irrupción del islam en el siglo VII convirtió a los cristianos en una minoría sometida. Sin embargo, su importante presencia no se ha interrumpido y hasta hoy ha convivido con el islam, con momentos de mayor o menor comprensión mutua a lo largo de la historia, pero sin grandes problemas. De hecho los cristianos han participado en la vida pública de ambos países y juegan incluso un importante papel en sus trayectorias nacionales.

Por Miguel Pérez Pichel (Revista Palabra – Madrid)

 

 

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...

Questo sito utilizza Akismet per ridurre lo spam. Scopri come vengono elaborati i dati derivati dai commenti.

  • 471.766 visite
Follow COMBONIANUM – Spiritualità e Missione on WordPress.com

Inserisci il tuo indirizzo email per seguire questo blog e ricevere notifiche di nuovi messaggi via e-mail.

Unisciti ad altri 883 follower

San Daniele Comboni (1831-1881)

COMBONIANUM

Combonianum è stata una pubblicazione interna nata tra gli studenti comboniani nel 1935. Ho voluto far rivivere questo titolo, ricco di storia e di patrimonio carismatico.
Sono un comboniano affetto da Sla. Ho aperto e continuo a curare questo blog (tramite il puntatore oculare), animato dal desiderio di rimanere in contatto con la vita del mondo e della Chiesa, e di proseguire così il mio piccolo servizio alla missione.
Pereira Manuel João (MJ)
combonianum@gmail.com

Disclaimer

Questo blog non rappresenta una testata giornalistica. Immagini, foto e testi sono spesso scaricati da Internet, pertanto chi si ritenesse leso nel diritto d’autore potrà contattare il curatore del blog, che provvederà all’immediata rimozione del materiale oggetto di controversia. Grazie.

Categorie

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: