COMBONIANUM – Spiritualità e Missione

–– Sito di FORMAZIONE PERMANENTE MISSIONARIA –– Uno sguardo missionario sulla Vita, il Mondo e la Chiesa A missionary look on the life of the world and the church –– VIDA y MISIÓN – VIE et MISSION – VIDA e MISSÃO ––

Los miedos del Papa Francisco.

Los miedos del Papa Francisco.
“No le tiene miedo a nada ni a nadie.
Ni siquiera se tiene miedo a sí mismo”.

Il n’y a plus de place dans le ministère ...

Al Papa lo queremos de verdad y estamos evangélicamente de acuerdo con su forma de pensar, de ser y de actuar.
Hoy por hoy, el Papa Francisco no le tiene miedo a nada ni a nadie. Ni siquiera se tiene miedo a sí mismo. Por algo eligió apellidarse y distinguirse con el sobrenombre de “Francisco”. Al de Asís, “le costó Dios y ayuda” regular canónicamente su Congregación- unión entre compañeros y amigos, ante las dificultades curiales que le imponía el Papa, de que habría de mantenerse con las rentas de sus propiedades, al estilo de las opulentas y acaudaladas abadías, no queriendo acceder a ello “el Pobrecito”, alegando que tales bienes habían de contar con defensas para impedir su usurpación, o robo y, por tanto, hacerse partidario de ejercer la violencia, y menos “en el nombre de Dios”.

El Papa Francisco no posee nada, ni a su nombre ni al de sociedades pantallas o intermedias, por lo que le es esencial la carencia de temores, con sus correspondientes turbaciones, acoquinamientos, cobardías y pusilanimidades, en la pluralidad de conceptos y expresiones empleadas por el uso popular o el científico-legal. A la muerte, Francisco no le tiene miedo, por cristiano, y menos, por Papa. Ella es -será- un episodio en su vida, con plena conciencia de que por la fe, con-vive y con-muere, por oficio y por ministerio, en Cristo Jesús, a quien intenta encarnar como su “vicario” – obispo de Roma-. Tal contingencia la asumió con veracidad y humildad, lo que a los responsables directos de su seguridad personal le está suponiendo intensos dolores de cabeza. Él lo sabe, y así lo comenta entre sus amigos, con petición de disculpas por sus “atrevimientos”.

Quienes por la gracia de Dios, no somos “Papas” ni tampoco “Franciscos”, lo queremos de verdad y estamos evangélicamente de acuerdo con su forma de pensar, de ser y de actuar y, por lo que respecta a “los miedos del Papa”, y a la proyección de los mismos en el pueblo de Dios y en el mundo en general, en cuyos “rankings”, catálogos e índices de valoraciones ocupa los puestos primeros, nos hacemos, entre otras, estas reflexiones:

Son muchas, y “ponderadas”, las personas e instituciones “católicas, apostólicas y romanas” a las que el Papa Francisco descalifica y “anatematiza” de alguna manera en la práctica, como anticristianas, o a-cristianas, clamando por su desaparición o remoción de quienes están al frente de las mismas, sustituyéndolas por otras , animadas por criterios, ideas y procedimientos pastorales y evangélicos “más de su estilo”.

Apuntar concretamente a la Curia Romana, a sus devotos y continuadores de su espíritu y talante burocráticos en las diocesanas, y en tantos otros organismos, cámaras y camarillas clericales, por muy jerárquicas que sean, como fuentes y manaderos de imposibles miedos “franciscanos”, no es atrevimiento o temeridad. Es pensar generalizado.

– El feroz e indómito convencimiento de algunos de que el Papa -este Papa- está equivocado, es hereje, sobrepasa, o está ya a punto de sobrepasar, los linderos de la firme ortodoxia, es infiel a las “sagradas tradiciones”, al Código, al “Nos”, a los turíbulos, a los palacios, al “sábado” al poder, a los capisayos y a las rentas en esta vida y en la otra, justifica multitud de miedos. Solamente al claror de convencimientos carentes de fe, de teología y de Iglesia son comprensibles determinadas reacciones en contra del Papa, unas ya conocidas con detalles y documentos, y otras todavía misteriosas y veladas, pareciendo de todo punto imposible e inimaginable que personas e instituciones que se intitulen “eclesiásticas” o “religiosas”, sigan empeñadas en el rezo ferviente del “ilumínalo o elimínalo”, con referencias expresas para el nuevo morador de la residencia de Santa Marta, auto- expulsado de los imponderables Palacios Vaticanos.

– Tan solo compasivos diagnósticos médicos, al margen de la eclesiología, de los cánones y de las obras de misericordia, podrán aportar explicaciones lejanamente aplicables a empedernidas -petrificadas- reacciones que se registran en episcopologios, estamentos jerárquicos, grupos y movimientos “religiosos”, empedernidos en la defensa de sus posiciones “para mayor gloria de Dios” y como obra única, o predilecta, en la Iglesia.

Tendría características propias de insondable misterio avizorar en el horizonte de la historia real la quimérica contingencia de que los miedos de un Papa, y más si se llama Francisco, pudieran alcanzar alguna explicación dentro, o en los anejos, de Casas Profesas, cenobios, claustros, dicasterios, curias, cancillerías o cualquier otro lugar, o institución, con connotaciones y apellidos “sagrados”. Si la explicación a estos miedos se asentaran en embajadas, mezquitas, sinagogas, logias o en cenáculos mafiosos, resultaría más asumible.

– Apuntar hacia “sectores radicales conservadores de la Iglesia”, con intensiva cita a nombres y apellidos, con directa relación a comportamientos del Papa respecto a evitar la marginación de la mujer dentro de la institución, negativa a los ritualismos, y actitudes palaciegas, respeto, admiración y reconocimiento de los valores humanos sobre los mismos cristianos, diálogo con el Islam y con el judaísmo, blanqueo de fondos bancarios vaticanos, silencios cómplices, y algo más con la pederastia, concepción pastoral y tantas otras actividades “franciscanas” en la administración y presentación de la llamada “Iglesia de los pobres”, en muchos otros no “Franciscos” levantarían torrenteras de miedos y preocupaciones al comprobar tan graves dificultades como surgen en la tarea sacrosanta de la urgente y profunda re-fundación que precisa la Iglesia.

Antonio Aradillas, sacerdote columnista,
09 de marzo de 2015
http://www.periodistadigital.com

 

Annunci

Un commento su “Los miedos del Papa Francisco.

  1. La Providencia nos continua guiando, y con Papa FRANCISCO no nos puede dejar.

    "Mi piace"

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...

Questo sito utilizza Akismet per ridurre lo spam. Scopri come vengono elaborati i dati derivati dai commenti.

Informazione

Questa voce è stata pubblicata il 10/03/2015 da in Actualidad religiosa, ESPAÑOL con tag , , .

  • 329.781 visite
Follow COMBONIANUM – Spiritualità e Missione on WordPress.com

Inserisci il tuo indirizzo email per seguire questo blog e ricevere notifiche di nuovi messaggi via e-mail.

Segui assieme ad altri 738 follower

San Daniele Comboni (1831-1881)

COMBONIANUM

Combonianum è stata una pubblicazione interna nata tra gli studenti comboniani nel 1935. Ho voluto far rivivere questo titolo, ricco di storia e di patrimonio carismatico.
Sono un comboniano affetto da Sla. Ho aperto e continuo a curare questo blog (tramite il puntatore oculare), animato dal desiderio di rimanere in contatto con la vita del mondo e della Chiesa, e di proseguire così il mio piccolo servizio alla missione.
Pereira Manuel João (MJ)
combonianum@gmail.com

Disclaimer

Questo blog non rappresenta una testata giornalistica. Immagini, foto e testi sono spesso scaricati da Internet, pertanto chi si ritenesse leso nel diritto d’autore potrà contattare il curatore del blog, che provvederà all’immediata rimozione del materiale oggetto di controversia. Grazie.

Categorie

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: