COMBONIANUM – Spiritualità e Missione

–– Sito di FORMAZIONE PERMANENTE MISSIONARIA –– Uno sguardo missionario sulla Vita, il Mondo e la Chiesa A missionary look on the life of the world and the church –– VIDA y MISIÓN – VIE et MISSION – VIDA e MISSÃO ––

FP.esp 6/2016 “Esto es mi cuerpo que se entrega por ustedes”

FP Español 6/2016
“Esto es mi cuerpo que se entrega por ustedes”

Conferencia dictada en la Universidad de la Sorbona.
Por fray Timothy RADCLIFFE O.P.

Esto es mi cuerpo que se entrega por ustedes.jpg

PDF   FP.esp 2016-6 Radcliffe – Esto es mi cuerpo que se entrega por ustedes
Word FP.esp 2016-6 Radcliffe – Esto es mi cuerpo que se entrega por ustedes

“Yo considero que nosotros podemos entender mejor la sexualidad a la luz de la Eucaristía, y la Eucaristía a la luz de nuestra sexualidad”.

Me han pedido que reflexione con ustedes sobre la Cristiandad y la sexualidad. Yo lo hago con un poco de vacilación. En primer lugar, como sacerdote célibe, yo no puedo tener la experiencia práctica para basar mis reflexiones. Cuando los sacerdotes hablamos sobre sexo, podemos ponernos en ridículo fácilmente. El obispo de Corck en Irlanda, dio un sermón una vez sobre la belleza del sexo. Cuando caminaba después fuera de la iglesia, oyó a dos mujeres que conversaban delante de él. Una dijo a la otra: “El obispo predicó bellamente sobre el sexo. Es simplemente una lástima que sepa tan poco sobre eso que nosotras conocemos”.

En segundo lugar, debo admitir que éste no es un campo de la Teología, en el que yo sí tengo alguna especialización. También es verdad que los franceses creen, a menudo, que los ingleses no tienen mucho conocimiento sobre sexo. No hace mucho, un Primer Ministro francés acusó a todos los hombres ingleses de ser homosexuales. ¡Esto no puede ser verdad, porque si así fuera nuestra pequeña isla no estaría hoy superpoblada! Así pues, me perdonan si mis palabras parecen un poco ingenuas.

¡Nuestras sociedades se obsesionan con el sexo, incluso en Inglaterra! Pero a nuestra cultura le falta una profunda reflexión sobre lo que significa realmente para nosotros ser seres sexuados. El cristianismo debería ofrecer una visión profunda de la sexualidad, pero los medios de comunicación normalmente presentan el interés de la Iglesia sobre el tema en términos de control. La Iglesia se ve como una institución que decide lo que se permite y lo que se prohíbe. Es verdad que cada sociedad humana, a lo largo de la historia, ha tenido sus reglas sobre la conducta sexual, pero nosotros tenemos necesidad de algo más que reglas si queremos entender nuestra sexualidad. Cuando yo estaba en Roma, intenté explicar a mis hermanos por qué el cricket es el juego más bonito del mundo. Explicarles las reglas del cricket no era motivo suficiente para estimularlos a jugar cricket. ¡Uno no juega cricket para obedecer las reglas!

La reflexión de la Iglesia sobre la sexualidad se basa en la ley natural. Esto puede ser iluminador, pero a menudo nos ha dado una apreciación muy limitada de la sexualidad, que se enfoca principalmente en la procreación de los hijos. El acto sexual es percibido, con frecuencia, en los estrechos términos de la procreación o la reproducción.

Así que me gustaría hoy empezar por otra parte, por el acontecimiento que está en el corazón del cristianismo: la Última Cena. En esa noche Jesús reunió a los discípulos a su alrededor, y tomó el pan, lo bendijo y lo dio a ellos diciendo: “Esto es mi cuerpo, que se entrega por ustedes”. En el corazón de nuestra religión está el regalo de un cuerpo. Yo creo que uno puede conseguir vislumbrar y apreciar mejor la profundidad y la belleza de la sexualidad contemplando la Última Cena. La Última Cena nos enseña lo que significa dar nuestro cuerpo a otra persona. Y claro, la sexualidad también nos ayuda a entender la Última Cena. Así que yo considero que nosotros podemos entender mejor la sexualidad a la luz de la Eucaristía, y la Eucaristía a la luz de nuestra sexualidad. Sostuve esto en un libro llamado Pourquoi donc être chrétien? (¿Por qué entonces ser cristiano?) Pero en el libro yo enfoqué la cuestión principalmente desde nuestra afectividad. Me enfocaba más bien en cómo el deseo sexual puede ser deformado por fantasías que pueden llevarnos al envanecimiento o a la lujuria. Así, defendí la necesidad que tenemos de venir a la tierra y aprender a desear el bien, como seres humanos que somos, con las historias y compromisos que nosotros tenemos. Pero aquí no voy a argumentar sobre lo escrito en el libro.

Aquí deseo presentar algo diferente. Me enfocaré más directamente en la sexualidad. ¿Qué puede enseñarnos la Última Cena sobre el modo de vivir bien, y bellamente, nuestra sexualidad? ¿Cómo nuestra sexualidad puede ser realmente eucarística?

ESTO ES MI CUERPO

Nosotros empezamos con las palabras “Esto es mi cuerpo”. ¿Qué significa ser corporal? En una buena parte de la historia occidental ha habido una aguda dicotomía entre el cuerpo y el espíritu, o el alma o la mente. Nosotros hemos tendido a despreciar el cuerpo, como un receptáculo más bien indigno de lo que realmente importa, la parte no-física de nosotros. Y especialmente desde el siglo XVII, hemos sido seducidos por la idea de que es nuestra mente lo que realmente importa. Cogito ergo sum (Pienso, luego existo). Y esto significa comunicación, y la comunidad humana normalmente se entiende por lo que se refiere a la mente. Yo me comunico con ustedes enviando mensajes de mi mente a sus mentes. Aquí estoy con los pensamientos sobre la sexualidad en mi mente, y mientras doy esta conferencia estoy intentando pasar por encima de todos los obstáculos que imponen nuestros cuerpos, para que ustedes puedan recibir los mensajes en sus mentes. Es como si yo fuera el capitán de una nave que envía mensajes de radio, esperando que alguien, allá fuera, esté recogiendo y descifrando los mensajes.

Si se piensa así, y la mayoría de las personas lo hacen, entonces los cuerpos no son importantes. De hecho son, incluso, un obstáculo para la comunicación. Si pudiéramos ser únicamente mentes puras, entonces lograríamos la comunión inmediata entre nosotros, y no habría espacio para la incomprensión.

Pero las palabras de Jesús en la Última Cena nos devuelven a una tradición más vieja. El cuerpo humano es la base de toda la comunicación. Precisamente por el hecho de tener un cuerpo, de ser corporales, es que podemos tener contacto entre nosotros. Nosotros podemos ver, oír, oler y tocar. No se trata de que nuestros cuerpos sean como las herramientas de la comunicación, como un teléfono que pasa los mensajes de una mente a otra. El cuerpo humano es profundamente comunicativo. A través de nuestros cuerpos nos hacemos presentes en los demás. Cuando los seres humanos fueron capaces de entenderse a través del idioma, ello no significó dejar atrás la comunicación corporal, como si fuera algo de segunda clase. Pero por el hecho de poder hablar, el ser humano le dio un significado más profundo, una nueva dimensión en profundidad, a toda nuestra comunicación corporal.

Como estamos en Francia, la capital del arte culinario del mundo, hablemos de la comida. Todo ser vivo debe comer. Las bacterias comen, pero dudo que ellas lo hagan como algo estimulante. Para las bacterias no se trata de la nouvelle cuisine. No creo que discutan el menú con placer. Ellas sólo comen para sobrevivir. Pero cuando nosotros pensamos en los animales, entonces descubrimos que comer adquiere un nuevo significado, un significado más profundo. Para la mayoría de los animales, comer no es sólo una necesidad física, es también existir en comunidad, al tiempo que se comparte un mundo común.

Piensen en una manada de leones. Cuando los leones comen una cebra, es como si ese banquete aglutinara el orgullo de la manada, y esto es algo que expresa su naturaleza. El viejo león, pienso, come primero, después las hembras toman su parte y, finalmente, los pequeños cachorros tienen la oportunidad de comer y acabar con lo que haya quedado. Esta actividad física fundamental demuestra lo que significa ser miembro de esa comunidad de leones.

Mientras los seres humanos comen juntos, el comer adquiere un significado más profundo –si es que han resistido a la tentación del fast food (comida rápida). No es sólo porque nosotros hablamos mientras estamos comiendo, pero el hecho de que seamos “animales parlantes” significa que nuestra comida expresa una comunión más profunda. Nosotros comemos para celebrar la amistad, sostener las familias, hacer contacto con los compañeros, celebrar cumpleaños. Nosotros “comemos y ayunamos”. Nosotros comemos para recordar el pasado y esperar el futuro.

Y esto era tan absolutamente natural, que cuando Jesús deseó establecer la nueva alianza entre Dios y la humanidad, convocó a los discípulos a una comida. Él bendijo y partió el pan y lo compartió. Comer no fue sólo ingestión de comida, sino expresión de la vida común de la divinidad y la humanidad. Y lo mismo ocurre con esa otra actividad animal fundamental que son las relaciones sexuales. Las bacterias se reproducen, pero no creo que sea muy emocionante. Los leones tienen relaciones sexuales, y esto es también una expresión de comunión. El hecho de cuáles leones tienen relaciones sexuales con cuáles leonas, dice mucho sobre el lugar que ocupa el león en la manada. Cuando un león joven consigue tener relaciones sexuales con una leona adulta, el viejo león que gobierna la manada sabe entonces que sus días están contados. Pronto será expulsado.

Como nosotros, humanos, somos seres lingüísticos, entonces las relaciones sexuales adquieren un significado aún más profundo. Ello se convierte en una expresión fundamental de cómo somos en comunión con el otro. No es que hablemos antes o después de tener relaciones sexuales, aunque eso importa. Se trata de que el comportamiento sexual debe ser comunicativo. Debe ser expresión de quiénes son las personas involucradas en tal acto. Esto es un modo de hablar profundamente.

Tomemos el ejemplo del beso. En Irlanda, hace 50 años, era bien conocido que el clero trataba de regular los besos. Las personas eran advertidas de cuánto tiempo podían besar, ¡tal vez diez segundos si usted era menor de 18 años! Y había reglas acerca de qué tipo de besos estaban permitidos. ¡El beso más peligroso de todos era el conocido como el beso a la francesa! Pero más bien reflexionemos sobre lo que dice un beso. El cuerpo humano está hecho para ser comunicativo, y el rostro es el vértice de la comunicación del cuerpo. El rostro muestra lo que representa ser corpóreo, y el beso expresa la culminación de la comunicación.

Esto me trae al punto más importante que deseo expresar. Cuando pensamos en el cristianismo y la sexualidad, generalmente las personas desean preguntar qué está permitido o prohibido. ¿Qué actividad sexual está permitida entre las personas que no están casadas? ¿Pueden las personas del mismo sexo tener una relación sexual? Pero, esto es empezar por el lugar equivocado. Como decimos en inglés, esto es poner el carro antes que el caballo. La primera pregunta en toda ética es “¿Qué expresa mi comportamiento?”. Para citar al padre Herbert McCabe OP.: “Ética es simplemente el estudio del comportamiento humano en la medida en que es una pieza de la comunicación, en la medida en que dice o deja de decir algo”. La ética es aprender a comportarnos con el propósito de relacionarnos cada vez más profundamente. Una acción no es mala porque esté prohibida, sino porque socava la comunión humana. Por lo que, si obviamente hace esto, entonces puede ser bueno prohibirla.

De modo que es posible realizar un acto sexual que es permitido por la Iglesia y, aún así, contradecir las bases de una buena ética sexual. Dos personas casadas podrían dormir juntas, y con todo no darse a sí mismas, uno al otro, o dejar de recibir el obsequio que constituye el cuerpo del otro.

De manera que las palabras de la Última Cena nos conducen al corazón de una ética sexual. La sexualidad habla sobre la comunión. Y lo que debe expresar la mutua generosidad, la donación y recepción de dones. Pero la Última Cena fue también el momento en que Jesús enfrentó y aceptó la contradicción entre comunidad y obsequio. En esa noche se compartió a sí mismo con Judas, que lo había vendido, con Pedro que lo negaría poco después, y con los otros discípulos que, en su mayoría, huirían. Era la noche oscura, cuando hubo traición, mentiras, miedo, violencia y muerte. Esa noche Jesús enfrenta todo lo que subvierte y destruye la comunión humana, y lo transforma.

Esto quiere decir que una ética sexual cristiana debe ser mucho más que un ideal bonito que tratamos de seguir lo mejor que podemos. Si está basado en la Última Cena, entonces debe ayudarnos a enfrentar el fracaso y trascenderlo. La Eucaristía es el sacramento de la esperanza, porque en esa noche, cuando aparentemente no había nada para esperar, Jesús realizó esta asombrosa entrega de sí mismo. Y una ética sexual cristiana debe ayudarnos a vivir con esperanza ante la realidad de nuestros propios fracasos, las negaciones y traiciones entre nosotros.

Consideremos cómo miró Jesús los dramas de esa noche y los trascendió. Él era, en sí mismo, el enfrentamiento a las mentiras, a la dominación, a la traición y la muerte. Una buena ética sexual debe ayudarnos a hacer lo mismo.

MENTIRAS

La sexualidad humana se basa, como hemos visto, sobre la construcción de comunión. Habla de eso. Pero en la Última Cena, vemos el fracaso del lenguaje. La comunicación se debilita. Judas traiciona a Jesús, y realiza el acto extremadamente mentiroso y falso de tratar a Jesús como si no fuera un ser humano, sino una pieza de mercancía para ser vendida por treinta monedas de plata. Pedro dice que dará su vida por Jesús, pero llegado el momento miente. Tres veces niega que conoce a Jesús: “Mujer, no lo conozco” (Lc 22,57). En vista de toda esta violencia y falsedad, Jesús guarda silencio. No tiene nada que decir. Como escribió el profeta Isaías, “maltratado aguantaba, no abría la boca; como cordero llevado al matadero, como oveja muda ante el esquilador, no abría la boca” (Is 53,7).

La muerte de Jesús parece ser el final del lenguaje y la victoria de la mentira. La Palabra de Dios es silenciada. Y aún así, la Palabra se alza sobre la muerte y aparece a los discípulos y les dice: “La paz esté con ustedes”. Se dirige a Pedro y cura su triple negación. Tres veces pregunta a Pedro si lo ama, y supera las tres mentiras que Pedro había dicho.

Una mala conducta sexual generalmente involucra mentiras. Cuando David se acuesta con Betsabé, la esposa de Urías el hitita, su pecado no fue simplemente haber realizado un acto sexual prohibido. Está atrapado, además, en mentiras y violencia. Cuando Urías vuelve a casa, David trata de engañarlo. Desea emborracharlo con el propósito de que Urías se acueste con su esposa y piense que el niño que ella lleva es suyo. Pero esto no funciona. Finalmente escribe al comandante de su ejército que Urías debe ser enviado a las batallas más peligrosas para conseguir así su muerte.

Una ética sexual cristiana implica aprender a hablar de modo sincero con nuestros cuerpos, y superar las mentiras que a veces podemos decir. Cuando se tienen relaciones sexuales con alguien, es como si el cuerpo dijera: “Me entrego a ti sin reservas, ahora y para siempre, y recibo todo lo que eres como un obsequio”. Pero si a la mañana siguiente se deja una nota junto a la cama diciendo: “Gracias por el placer tan agradable, pero no deseo verte otra vez”, entonces, en cierto sentido, se ha mentido con el cuerpo. Es como si dijéramos a alguien: “Te quiero para siempre”, y luego nos alejáramos para siempre. Necesitamos conmovernos sinceramente, significar verdaderamente lo que decimos cuando besamos. Tenemos que vivir el significado profundo de lo que hacemos uno al otro con nuestros cuerpos.

Pero si una ética sexual cristiana es esperanzadora, entonces debe enseñarnos cómo decir las palabras que curan las heridas cuando mentimos. Tenemos que encontrar las palabras que rompen el silencio y restituyen la comunión. No es suficiente ir simplemente al confesionario y obtener la absolución. Tenemos que dar y recibir la absolución de nosotros mismos.

DOMINACIÓN

La Última Cena fue también un momento en el que la comunión se debilitó debido a la violencia y la dominación. Jesús fue víctima de la fuerza. Fue comprado por los ricos y poderosos. Fue llevado por la fuerza de los soldados, y clavado a un madero. Pero Jesús respondió en la Última Cena a toda esta violencia con la vulnerabilidad pura. Se puso a sí mismo en manos de los discípulos, sabiendo lo que harían. Rehusó protegerse a sí mismo. Aunque ellos lo negarían, él no los negaría a ellos.

El comportamiento sexual negativo está relacionado con la dominación y la violencia generalmente. Podemos ver esto otra vez con David y Betsabé. Es el rey fuerte y poderoso quien toma la esposa del soldado y luego prepara la muerte de éste. Pero en el mundo de hoy, uno puede ver la violencia que acompaña al sexo. Las guerras están siempre asociadas con la violación de las mujeres, pero en la vida diaria las mujeres también son forzadas a someterse a la dominación de los hombres, quienes las obligan a tener relaciones sexuales. Una vez más podemos ver cómo la cuestión de lo que es permitido o prohibido no llega al corazón de una ética sexual. Como dijo Juan Pablo II, un hombre puede violar incluso a su propia esposa. Piénsese en los millones de niños que son forzados a tener relaciones sexuales con turistas extranjeros en Tailandia y Filipinas. Siempre que una persona introduce la dominación en una relación sexual, el corazón de nuestra sexualidad es denegado.

La Última Cena nos enseña que en el corazón de una ética sexual cristiana está la renuncia a la violencia. Debemos buscar la empatía y la igualdad. Cuando alguien desea el cuerpo de otra persona, ese deseo no debe ser codicioso, buscando la posesión del cuerpo, como si fuera un pedazo de carne para ser devorado. Debemos aprender a desear en la manera que deleita al otro, que valora su vulnerabilidad, que lleva el placer en su misma existencia. Debemos deleitarnos en el otro como Dios se deleita en nosotros, tiernamente y sin dominación. En la medida en que hay una cautivadora pertenencia, entonces hay empatía y entrega mutua. Como dijo san Pablo: “la mujer ya no es dueña de su cuerpo, lo es el hombre; y tampoco el hombre es dueño de su cuerpo, lo es la mujer” (1 Co 7.4).

El deseo también es mutuo. Parte del deseo radica en dejarse uno mismo ser deseado. Vivimos placer en el otro en la medida que vivimos el placer en nosotros mismos. Aceptamos el riesgo inmenso de dejarnos ser vistos por el otro, en toda nuestra vulnerabilidad, de ponernos en sus manos. Rowan Williams, arzobispo anglicano de Canterbury y hombre casado, ha escrito sobre esto elocuentemente: “Quiere decir, crucialmente, que en el acto sexual ya no estoy más a cargo de lo que soy. Cualquier experiencia genuina del deseo me deja en algo como esto: no puedo satisfacer los deseos de mí mismo sin distorsionarlos o trivializarlos. Pero aquí tenemos un caso particularmente intenso de la indefensión del ego a solas. Para que mi cuerpo sea causa de júbilo para mí, tiene que ser causa de júbilo para otra persona, y ser percibido, aceptado, alimentado; y eso implica darme a la creación de júbilo en ese otro ser, porque solamente dirigido al disfrute y la felicidad del otro se hace adorable sin reservas. Desear mi placer es desear el placer de quien yo deseo: mi búsqueda del disfrute a través de la presencia corporal del otro es ansias de ser disfrutado en mi cuerpo… Somos complacidos porque somos complacientes”.

Así que la Última Cena nos invita a que compartamos la vulnerabilidad inmensa de Jesús, cuando se pone en manos de los discípulos. Es la vulnerabilidad que él lleva para siempre. Cuando resucita de entre los muertos, les muestra sus heridas en sus manos y su costado. Él es, para siempre, Cristo herido y resucitado.

¿Nos atrevemos a enseñar tal vulnerabilidad al otro? ¿Nos atrevemos a arriesgarnos a ser heridos por la persona a quien amamos? Charles Peguy, el autor francés, cuenta la historia de un hombre que murió y fue al cielo. Cuando encontró al ángel éste le dijo: “Muéstrame tus heridas”. Y él respondió, “¿Heridas? No tengo ninguna”. Y el ángel le dijo: “¿Nunca pensaste en algo digno por qué luchar?” Creer en la resurrección significa confiar en que las heridas que recibimos no conducen a la muerte y, por tanto, nos atrevemos a aceptar el riesgo de ser heridos.

Si una relación sexual sana significa superar las distorsiones del poder, alcanzando igualdad y empatía, entonces esto es sermón del evangelio para la sociedad en que vivimos. Es un desafío a las injustas estructuras de poder de toda sociedad. A menudo las relaciones son simplemente un eco de los modelos de dominación de la sociedad. Si la sociedad es gobernada por hombres, son los hombres quienes gobiernan en la casa y en la cama. Así que una buena ética sexual brinda un desafío que es, implícitamente, político. Si en nuestro hogar somos formados en la reciprocidad, entonces no viviremos con estructuras políticas que oprimen.

TRAICIÓN

La Última Cena fue un momento de daño supremo a la relación: por la traición. Judas entregó a su amigo a la muerte. Este es el rechazo final de la comunión. No obstante, Jesús no es una simple víctima. Transforma la traición en don. Este es un acto sumamente creativo. Es entregado a las autoridades para ser eliminado. Pero en la Última Cena convierte este acto en una entrega para la nueva alianza. Él es entregado desde lo alto a la muerte, pero hace una promesa de vida y perdón. Y en sus últimas palabras a Judas todavía se dirige a él como un amigo: “Amigo, ¿por qué estás aquí?” Espera a Pedro al otro lado de la muerte con el perdón. Es fiel. De modo que cada Eucaristía es una fiesta de fidelidad creativa.

Por tanto, en el corazón de una ética sexual cristiana está la fidelidad. Nos damos nosotros mismos, nuestros cuerpos, nuestras vidas, nuestras esperanzas y miedos, al otro sin reservas, ahora y para siempre. La forma típica que ha tomado esto durante toda la historia cristiana ha sido a través del compromiso matrimonial, cuando el esposo y la esposa se prometen fidelidad mutua hasta la muerte. Esto se ha hecho mucho más difícil en nuestra sociedad, en que las personas viven mucho más tiempo y su movilidad ha crecido. El matrimonio es una institución frágil. En realidad, en nuestra sociedad ningún lazo es tan seguro como solía ser en el pasado. Vivimos en una sociedad de contratos a corto plazo, sea en el lugar de trabajo o en la casa. Y esto crea inmensos problemas para parejas cuyos matrimonios se han roto y se encuentran en “situación irregular”.

El propósito de esta conferencia no es concentrarnos en las reglas, y discutir si a las personas se les debe permitir volverse a casar después del divorcio, o qué clase de lazos podrían tener las parejas homosexuales. Deseo hacer una observación más profunda que las reglas y regresar a los principios fundamentales. Y en el corazón de una ética sexual, considero, debe estar el cuidado de la fidelidad, cualquiera sea la forma de relación que tengamos. Incluso en la amistad la fidelidad es esencial.

La fidelidad es mucho más profunda que, simplemente, evitar el divorcio. Esto brinda un contexto en el que las personas pueden tomarse su tiempo para pertenecer uno al otro, ver al otro y a su vez ser visto por el otro. Toma tiempo aprender a ser libre y transparente en presencia del otro. Mientras más tiempo estoy con otros, mayor oportunidad tendrán de descubrir mi debilidad, mis miedos y defectos. La fidelidad es arriesgada. Una vez más, Rowan Williams lo dice de forma elocuente: “Solo puedo descubrir la gracia del cuerpo completamente al tomar el tiempo, el tiempo necesario para el reconocimiento mutuo de que mi pareja y yo no somos simplemente instrumentos pasivos el uno para el otro. Tales cosas son aprendidas en el tejido de una total relación del contrario, y la cooperación; aún así, por supuesto, mientras mayor sea el tiempo que se tome, mayor será el tipo de riesgo que se tolera. Hay así mucho más para mostrar, y un mantenimiento de la voluntad para permitir que uno mismo sea conformado según las percepciones del otro. Bien entendida, la fidelidad sexual no es una manera de evitar el riesgo, sino la creación de un contexto en el que la gracia puede abundar porque hay un compromiso de no escapar de la percepción del otro”. Se necesita valor para permanecer con otros cuando empiezan a ver nuestra debilidad. Es más seguro hacer las maletas y correr cuando la situación se pone difícil.

MUERTE

En la Última Cena Jesús y los discípulos enfrentan la muerte. Es el enemigo final de la comunión humana, la ruptura final de la comunicación. La muerte silencia las palabras que hablamos uno al otro e incluso a Dios. Como dice el salmo: “Los muertos ya no alaban al Señor, ni los que bajan al silencio” (Sal 115,17). Pero frente a la muerte Jesús nos ofrece su cuerpo. Éste es el sacramento de una comunidad donde la muerte es abrazada y trascendida. Una comunidad de vivos y muertos, la comunión de los santos.

Confrontados con la muerte, a menudo tenemos muy poco que decir, pero Jesús nos ha dejado algo para hacer. Hacemos lo que él hizo, tomando el pan, consagrándolo y compartiéndolo. Recuerdo un día terrible en Ruanda, del cual he hablado con frecuencia. Era un día en que la violencia estallaba en todo el país. Viajamos por el norte, negociando nuestro camino a través de barricadas de soldados y rebeldes. Éramos parados por grupos de hombres enmascarados con machetes y espadas. Visitamos entonces campamentos de refugiados, con miles de personas viviendo bajo sábanas plásticas; fuimos a un hospital lleno de niños que habían perdido sus miembros. Esa noche, con las hermanas, descubrí que había perdido la palabra. Ante tanto sufrimiento, ¿qué podía decir uno? Pero teníamos algo por hacer, lo que Jesús había hecho, en memoria suya.

Cuando brindamos nuestro cuerpo a otra persona, diciendo “Esto es mi cuerpo que se entrega por ti”, ¿qué dice esto ante la muerte? ¿Ofrece una ética sexual cristiana una esperanza ante la muerte, la nuestra y la de aquellos a quienes amamos?

Hay un vínculo profundo entre sexo y muerte. En el Antiguo Testamento, engendrar niños era la principal esperanza para la inmortalidad. El hombre iba en silencio a la tumba, pero los hijos hablarían en su nombre. El hombre sería inmortal en la memoria de sus vástagos. Así que la sexualidad era concebida como nuestro desafío a la muerte. Ésa es la razón por la cual un hombre tenía el deber de criar los hijos de su hermano si éste moría sin poder hacerlo. Pero Jesús argumenta, con los saduceos, que por la resurrección esto ya no es necesario. Si somos resucitados de la muerte, entonces no necesitamos la sensacional inmortalidad de los hijos. De este modo, la resurrección transforma la relación entre la sexualidad y la muerte. Las relaciones sexuales no son ya nuestra única oportunidad de supervivencia más allá de la tumba. El sexo ya no desafía la muerte por el hecho de suministrar los hijos.

Aún hoy, sexo y muerte permanecen unidos. En casi toda la historia cristiana, engendrar hijos fue siempre un momento de peligro extremo para las mujeres. El acto de dar vida iba acompañado del peligro de la muerte. Y en nuestros días existe la peligrosa conexión con el Sida, especialmente para las mujeres en países pobres, donde ellas muchas veces no tienen control sobre cuándo y con quién tienen relaciones sexuales. En África, por ejemplo, las relaciones sexuales pueden ser, a menudo, fatales.

Entonces, ¿qué puede ofrecernos, ante la muerte, una actitud sexual cristiana? Ya no se trata de la inmortalidad delegada en los hijos. Más bien entregamos nuestros cuerpos como un acto de amor que es más fuerte que la muerte. El Cantar de los Cantares dice: “Ponme como un sello sobre tu corazón, como un sello en tu brazo, porque el amor es tan fuerte como la muerte” (8,6). Pero en Cristo el amor es más fuerte que la muerte. El amor del Padre por el Hijo triunfa sobre la muerte. Si nuestra relación sexual realmente es, como decimos en inglés, “un acto de amor”, entonces la muerte no puede derrotarla. Las relaciones sexuales deben expresar ese amor del Padre para con el Hijo que derrota a nuestro viejo enemigo.

CONCLUSIÓN

Empecé hablando sobre la ausencia en nuestra sociedad de una visión profunda sobre el significado de las relaciones sexuales. El cristianismo debe responder con una visión de la belleza y el significado de nuestra sexualidad. A menudo nuestra observación es sofocada porque todo lo que la Iglesia enseña es asumido en clave de leyes, de lo que está prohibido o es permitido. La Iglesia es vista como un “policía sexual”. Por supuesto que las reglas son necesarias y útiles, pero tienen que ofrecerse como un conocimiento compartido de lo que significa, en primer lugar, ser sexual. Cuando la Iglesia articula una visión de la sexualidad, lo hace normalmente en relación con la ley natural. Esto tiene su propia utilidad, y no deseo descartarla en absoluto. Pero el peligro se da cuando la sexualidad se reduce a producción de niños. La gran pregunta frente a cualquier actividad sexual fácilmente se convierte en: “¿Puede tener bebés?”

La Última Cena expresa un significado mucho más rico. Jesús nos da su cuerpo, y eso nos invita a una comprensión mucho más profunda de lo que podría significar brindar nuestros cuerpos a otra persona. Es un acto de comunicación. Debe hablar por lo tanto de quiénes somos y qué anhelamos. La sexualidad debe ser comunicativa. Sobre todo habla de una relación que se funda en la donación y el recibimiento de un regalo, un don. Somos, en nuestra misma existencia, don y regalo, una vida entregada en cada momento. La relación sexual, por tanto, es la transmisión del regalo de nuestro ser y, por tanto, una profunda expresión de lo que significa ser humano.

En la Última Cena Jesús no sólo promulgó, en la Eucaristía, un signo de comunión. Al promulgar este signo lo hizo de modo que enfrentara todo aquello que lo contradecía: la mentira, la dominación, la violencia, la traición y la muerte. Confrontado con la oscuridad del Viernes Santo, es un sacramento de esperanza. Y nuestro comportamiento sexual también debe ser más que el placer mutuo. Debe moldear a las personas en la empatía y la reciprocidad. Debe curar heridas. Debe ser fiel, dando a las personas el tiempo necesario para adentrarse, más profundamente, en este ruedo peligroso y vulnerable. Debe ser un acto de amor, una encarnación de ese amor que conquista la muerte.

Timothy RADCLIFFE O.P. Fraile dominico inglés.

http://www.palabranueva.net

Annunci

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...

Questo sito utilizza Akismet per ridurre lo spam. Scopri come vengono elaborati i dati derivati dai commenti.

Informazione

Questa voce è stata pubblicata il 07/05/2016 da in Artículo mensual, ESPAÑOL, Fé y Espiritualidad con tag , , .

  • 327.369 visite
Follow COMBONIANUM – Spiritualità e Missione on WordPress.com

Inserisci il tuo indirizzo email per seguire questo blog e ricevere notifiche di nuovi messaggi via e-mail.

Segui assieme ad altri 734 follower

San Daniele Comboni (1831-1881)

COMBONIANUM

Combonianum è stata una pubblicazione interna nata tra gli studenti comboniani nel 1935. Ho voluto far rivivere questo titolo, ricco di storia e di patrimonio carismatico.
Sono un comboniano affetto da Sla. Ho aperto e continuo a curare questo blog (tramite il puntatore oculare), animato dal desiderio di rimanere in contatto con la vita del mondo e della Chiesa, e di proseguire così il mio piccolo servizio alla missione.
Pereira Manuel João (MJ)
combonianum@gmail.com

Disclaimer

Questo blog non rappresenta una testata giornalistica. Immagini, foto e testi sono spesso scaricati da Internet, pertanto chi si ritenesse leso nel diritto d’autore potrà contattare il curatore del blog, che provvederà all’immediata rimozione del materiale oggetto di controversia. Grazie.

Categorie

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: