COMBONIANUM – Formazione Permanente

UNO SGUARDO MISSIONARIO SUL MONDO E LA CHIESA Missionari Comboniani – Formazione Permanente – Comboni Missionaries – Ongoing Formation

Entrañas de misericordia

P. Daniel Cerezo desde Macao (China)
Sucedió, según miro mi diario, un miércoles de Pascua. La mañana soleada se presentaba también atareada, con el plato fuerte de la visita de Liu, una joven que ha dedicado varios años de su vida al orfanato de Xi Liulin, al sur de Taiyuan. La primera vez que visité aquel centro fue hace tres años. Entonces había diez niños y niñas no queridos o no deseados que habían encontrado en Xi Liulin un oasis de cariño y protección. La encargada, la señora Yang, que en chino significa Sol –y la verdad, lo es–, no pudo venir ya que había llevado a uno de los huérfanos a Pekín para ser operado de labio leporino.

Yang se preparaba en Shanghái para ser monja, pero su madre enfermó y tuvo que regresar al pueblo para cuidar de su padre. Un día, al ir a la iglesia, se encontró con que en la puerta habían dejado abandonado a un bebé. Lo recogió y decidió, por su cuenta, llevárselo a casa. Hoy cuida a 19 huérfanos. Aunque la mayoría de ellos tienen discapacidades físicas o psíquicas, ella los recoge y cuida como si fueran sus propios hijos.


diar_20052016_misericordia.jpg


No sé cómo se las ha apañado, pero el hecho es que pudo construir –con ayuda financiera de alguna alma caritativa– una casa para el cuidado de los pequeños. Junto a ella, hay otras tres jóvenes que colaboran día y noche en el centro, ya que varios de los niños no pueden valerse por sí mismos y algunos son demasiado pequeños. Este año, Yang ha pedido a Fen Xiang, con cuyo orfanato viene colaborando desde hace tres años, becas para tres niños que van a comenzar el parvulario en el pueblo, situado a diez minutos del orfanato. Yang, una ferviente cristiana, dio un nombre a cada niño del orfanato, y entre los tres signos chinos que normalmente tiene cada persona, dos de ellos son curiosos. Uno es Tian, como referencia a Dios; el otro es Yang, su propio nombre, y el tercer signo tiene algo que ver con las circunstancias en que encontraron al huérfano o huérfana. A ella le hubiera gustado dar a todos el nombre de Dios, Tian Zhu, pero el gobierno local se lo prohibió.

Aparte de estos tres neófitos párvulos, Yang también habló con Fen Xiang para intentar becar los estudios a dos de los niños mayores del orfanato: Yang Tian Ru y Yang Tiansai, ambos de diez años de edad y con gran talento para la pintura. Yang me comentaba que les ayudaría mucho para mejorar su autoestima y para desarrollar sus dotes como pintores. Comenzarán en el mes de junio, y lo harán yendo a clases en una escuela particular, no lejos del pueblo. Irán todos los sábados, el día que no tienen colegio.

Yang sigue recogiendo niños y niñas sin hogar. El último lo descubrió la policía a la entrada de una autopista, en una bolsa aparentemente abandonada. Se encontraron un niño de un par de meses y lo llevaron a Xi Liulin, ya que saben cómo se trabaja allí.

Al fi nal de la visita, Liu, hablando un poco de todo, me dijo que fuera al orfanato cuando pudiera, y que les diera a ellas y a las otras tres personas que cuidan de los huérfanos un par de días de formación sobre la Biblia. Liu volvió a su hogar de Xi Liulin y, casi sin quererlo, su visita fue para mí como un aldabonazo al corazón. Me preguntaba cómo personas sin votos religiosos y sin otra finalidad que la de dar su vida por esos pequeños –rechazados por la sociedad– tienen agallas para, un día y otro, seguir en la brecha entregadas por una causa común: que aquellos niños tengan un futuro mejor, que se sientan como cualquier otro niño y que en un futuro no lejano puedan tener un lugar en la sociedad.

Allí, en Taiyuan, me he encontrado a estas mujeres de las que solo puedo decir una cosa: tienen entrañas de misericordia. Se han acercado a ver la necesidad del hermano y han escuchado el mandato de Jesús: “Vete y haz tú lo mismo”.

combonianos.es


 

Annunci

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

w

Connessione a %s...

Informazione

Questa voce è stata pubblicata il 25/03/2018 da in ESPAÑOL, Vocación y Misión con tag .

San Daniele Comboni (1831-1881)

Inserisci il tuo indirizzo email per seguire questo blog e ricevere notifiche di nuovi messaggi via e-mail.

Segui assieme ad altri 1.563 follower

Follow COMBONIANUM – Formazione Permanente on WordPress.com

  • 181,065 visite

Disclaimer

Questo blog non rappresenta una testata giornalistica. Immagini, foto e testi sono spesso scaricati da Internet, pertanto chi si ritenesse leso nel diritto d'autore potrà contattare il curatore del blog, che provvederà all'immediata rimozione del materiale oggetto di controversia. Grazie.

Tag

Advento Africa Amore Anthony Bloom Arabia Saudita Arte Arte cristiana Arte sacra Bibbia Bible Biblia Boko Haram Book of Genesis Cardinal Newman Carême Chiamate in attesa Chiesa China Chrétiens persécutés Cibo Cina Contemplazione Cristiani perseguitati Cristianos perseguidos Cuaresma Curia romana Dialogo Economia Enzo Bianchi Eucaristia Europa Famiglia Family Família Fede France Gabrielle Bossis Gianfranco Ravasi Giovani Giubileo Gregory of Narek Guerra Guglielmo di Saint-Thierry Gênesis Henri Nouwen Iglesia India Iraq ISIS Islam Jacob José Tolentino Mendonça Kenya La bisaccia del mendicante La Cuaresma con Maurice Zundel La Madonna nell’arte La preghiera giorno dopo giorno Laudato si' Le Carême avec Maurice Zundel Lectio Lectio Divina Lent LENT with Gregory of Narek Libro del Génesis Madonna Magnificat Martin Lutero martiri Matrimonio Maurice Zundel Migranti Misericordia Missione Natal Natale Natale (C) Nigeria Noël P. Cantalamessa Pace Padri del Deserto Pakistan Paolo VI Papa Francesco Papa Francisco Pape François Paz Perdono Persecuted Christians Persecution of Christians Persecuzione dei cristiani Pittura Pope Francis Poveri Povertà Prayers Profughi Quaresima (C) Quaresima con i Padri del Deserto Quaresma Quaresma com Henri Nouwen Raniero Cantalamessa Rifugiati Rosary Sconfinamenti della Missione Silvano Fausti Simone Weil Sinodo Siria Sud Sudan Terrorismo Terrorismo islamico Testimonianza Thomas Merton Tolentino Mendonça Turchia Uganda Vatican Vaticano Venerdì Santo

Categorie

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: