COMBONIANUM – Spiritualità e Missione

Blog di FORMAZIONE PERMANENTE MISSIONARIA – Uno sguardo missionario sulla Vita, il Mondo e la Chiesa MISSIONARY ONGOING FORMATION – A missionary look on the life of the world and the church

Próxima beatificación del comboniano Giuseppe Ambrosoli, el mártir de la caridad

Aquejado de una insuficiencia renal aguda, este sacerdote y médico que trabajó 30 anos en un paupérrimo rincón de Uganda, se dejó la vida operando a víctimas de la guerra. El ejército gubernamental le obligó a abandonar el hospital por el que tanto había luchado. Cuando murió, por falta de asistencia médica en un lugar aislado, dijo con gran serenidad: “Lo que Dios quiere nunca es demasiado”.


Ambrosoli


En el mundo de la información, incluida la religiosa, multitud de cosas importantes pasan desapercibidas. Este es el caso de la aprobación, por parte del Papa, el pasado 30 de noviembre, de la próxima beatificación del médico misionero padre Giuseppe Ambrosoli, un comboniano que murió en Uganda en 1987 en circunstancias trágicas después de tres décadas de entrega heroica a los más pobres. Tuve la inmensa suerte de vivir con él durante un año en la misma comunidad.

Es sabido que el último paso antes de aprobar una beatificación es el reconocimiento de un milagro. En el caso del padre Ambrosoli, se le atribuye la curación de una joven mujer ugandesa llamada Lucy que estaba agonizando en el hospital de Matany el 25 de octubre de 2008. Aquejada de una enfermedad grave, acababa de perder el hijo que esperaba. El médico que la asistía puso bajo la almohada una estampa de Ambrosoli y, durante toda la noche, rezo al “gran médico”. Con gran sorpresa de todos, al día siguiente la mujer se curó, sin que ningún criterio medico pudiera explicar este cambio repentino, y pudo regresar a su casa.

Que Ambrosoli tenía ya fama de santidad incluso en vida pude comprobarlo yo mismo en 1985 y 1986 en la misión de Kalongo, un remoto villorrio perdido en la sabana del norte de Uganda donde desembarco en 1956. Cuantas veces me encontré con enfermos que, tras un penoso viaje en el sillín trasero de una bicicleta, llegaban al hospital y pedían verle directamente, convencidos de que solo con que el “medico de Dios” los tocara sanarían al instante. No creo que fueran solo beaterías propias de personas con poco sentido crítico. Una de las cosas que he aprendido en África es que los más pobres tienen un sexto sentido para detectar de quien pueden fiarse. Y para personas que tienen un gran sentido religioso, saben quien es de verdad una persona de Dios.

Ambrosoli había nacido en 1923 en la provincia italiana de Como. Hijo de un rico industrial muy conocido por productos como la miel y los caramelos (que no faltaban nunca en el comedor de la misión, para gran alegría de los niños y algún que otro adulto goloso como yo), estaba destinado a heredar la pujante empresa familiar. Pero prefirió renunciar al mundo empresarial y dedico sus años jóvenes a estudiar medicina, con una especialización en patologías tropicales que obtuvo en Londres. Nada más obtener el título de médico, entro en los misioneros combonianos, donde estudió teología y fue ordenado sacerdote en 1955.

Cuando Ambrosoli llego a Kalongo, la misión contaba con un dispensario bastante modesto. Con mucho esfuerzo, lo levanto hasta convertirlo en un hospital. Fundo también una escuela de enfermeras obstétricas que funciona hasta hoy con gran competencia. Volcado completamente en el trabajo, vivió siempre de forma muy espartana hasta el punto de cuidarse muy poco. En bastantes ocasiones le vi abrir paquetes que le llegaban de su familia y en cuestión de pocos minutos repartir alegremente todos los regalos entre enfermeras, trabajadores del hospital y compañeros de comunidad, hasta quedarse sin nada para él.

Cuando yo llegue a Kalongo, a donde los superiores enviaron a un jovenzuelo como yo que acababa de ser ordenado diacono, le oí decir que los médicos le acababan de diagnosticar una insuficiencia renal seria. Desoyó sus consejos de quedarse en Italia y acepto, no sé si muy convencido, aceptar una rutina con pocas horas de trabajo al día para no forzar  demasiado la máquina.

Pero lo de guardar reposo duro poco tiempo. En enero de 1986 el actual presidente de Uganda tomo el poder por la fuerza con su grupo de insurgentes, y en el norte -de donde procedían la mayor parte de los soldados del derrocado gobierno- vivimos varios meses muy tensos, con venganzas contra personas del sur, muchas de las cuales vinieron a refugiarse en el hospital. Ambrosoli, respetado por todos, consiguió salvar muchas vidas. A los pocos meses estallo una rebelión en toda regla de los antiguos soldados y Kalongo se quedó aislado en medio de un infierno de combates, emboscadas y desplazados que huían de las represalias en los poblados. El gran medico empezó a pasar en el quirófano jornadas interminables de una operación tras otra que, sin duda, quebraron su ya delicada salud.

Zarandeado psicológicamente por lo que era mi primera experiencia de una guerra, me impresiono la gran serenidad con que Ambrosoli vivió aquellos acontecimientos. Nunca le vi irritado, ni ansioso, ni mucho menos enfadado con nadie. Nada más acabar las operaciones del día iba directamente a la iglesia, donde pasaba horas y horas en profunda oración.

Sus últimas semanas fueron heroicas. A finales de enero de 1987, ante el recrudecimiento de los combates, el ejército gubernamental tomo la drástica decisión de obligar a todo el personal de la misión de Kalongo a marcharse con un convoy militar. Antes de partir, los soldados quemaron los almacenes para evitar que alimentos y medicinas cayeran en manos de los rebeldes. Tras un viaje de 120 kilómetros a paso de hombre, que duro muchas horas, los misioneros llegaron a la ciudad de Lira. Con la salud destrozada, Ambrosoli dedico las últimas semanas de su vida a hacer mil gestiones para trasladar la escuela de enfermería a otro lugar y que sus alumnas no perdieran el curso escolar. Nada más terminar, cayo agotado y murió en Lira, entonces aislada por la guerra. El, que había salvado tantas vidas, no pudo recibir la asistencia médica que le hubiera puesto a salvo.

Un querido compañero que paso sus últimos días a su lado me dijo que, el día en que expiro, le hizo el siguiente comentario: “Giuseppe, todo esto es demasiado!” Ambrosoli le respondió con serenidad: “Lo que Dios quiere nunca es demasiado”.

Los misioneros pudieron volver a la mision de Kalongo cuatro anos mas tarde. El cuerpo de Ambrosoli fue exhumado y trasladado alli en 1994.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...

Questo sito utilizza Akismet per ridurre lo spam. Scopri come vengono elaborati i dati derivati dai commenti.

Informazione

Questa voce è stata pubblicata il 07/12/2019 da in Actualidad religiosa, ESPAÑOL, Vocación y Misión con tag , .

  • 408.421 visite
Follow COMBONIANUM – Spiritualità e Missione on WordPress.com

Inserisci il tuo indirizzo email per seguire questo blog e ricevere notifiche di nuovi messaggi via e-mail.

Segui assieme ad altri 834 follower

San Daniele Comboni (1831-1881)

COMBONIANUM

Combonianum è stata una pubblicazione interna nata tra gli studenti comboniani nel 1935. Ho voluto far rivivere questo titolo, ricco di storia e di patrimonio carismatico.
Sono un comboniano affetto da Sla. Ho aperto e continuo a curare questo blog (tramite il puntatore oculare), animato dal desiderio di rimanere in contatto con la vita del mondo e della Chiesa, e di proseguire così il mio piccolo servizio alla missione.
Pereira Manuel João (MJ)
combonianum@gmail.com

Disclaimer

Questo blog non rappresenta una testata giornalistica. Immagini, foto e testi sono spesso scaricati da Internet, pertanto chi si ritenesse leso nel diritto d’autore potrà contattare il curatore del blog, che provvederà all’immediata rimozione del materiale oggetto di controversia. Grazie.

Categorie

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: