COMBONIANUM – Spiritualità e Missione

Blog di FORMAZIONE PERMANENTE MISSIONARIA – Uno sguardo missionario sulla Vita, il Mondo e la Chiesa MISSIONARY ONGOING FORMATION – A missionary look on the life of the world and the church

FP.esp 4/2020 El Vía Crucis con citas del Monseñor Romero

El 24 Marzo celebramos  los 40 anos del martirio de San Oscar Romero.
Les ofrecemos un texto de Vía Crucis con citas del Monseñor Romero.

Texto doc El Vía Crucis con citas del Monseñor Romero
Texto pdf El Vía Crucis con citas del Monseñor Romero

El Vía Crucis con citas del Monseñor Romero

El Vía Crucis con citas del Monseñor Romero

1. Primera estación: Jesús es condenado a muerte

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos
porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Introducción
La presencia de Jesús se hace ya insoportable para los poderos de su época. La figura de Jesús, pobre e indefenso ante el tribunal que lo condena, se hace presente en estos días en las vidas de tantas hermanas y hermanos, victimas de la injusticia y la falta de solidaridad, sin vivienda ni salarios dignos, muchas veces despojados de sus derechos. Son los condenados a muerte de nuestro mundo de hoy, los mismos que Jesús amó hasta la muerte de cruz.

Lectura del evangelio según san Marcos (15, 12-­‐15)
Pilato les dijo: ‘¿Qué voy a hacer con el que ustedes llaman rey de los judíos?’ La gente gritó: ́¡Crucifícalo!’ Pilato les preguntó: ‘Pero ¿qué mal ha hecho?’ Y gritaron con más fuerza: ‘¡Crucifícalo!’ Pilato quiso dar satisfacción al pueblo: dejó, pues, en libertad a Barrabás y sentenció a muerte a Jesús. Lo hizo azotar,y después lo entregó para que fuera crucificado.

Una reflexión de Monseñor Oscar Romero:
Jesús realizó su misión y su servicio a los hombres, en un mundo y en una sociedad concreta. Ese es el más profundo significado de lo que los cristianos afirmamos, al hablar de la encarnación del Hijo de Dios: tomó carne en la historia real de su tiempo. Aquella historia, como tantas otras historias de la humanidad, estaba dominada por el pecado; y por ello Jesús, al positivo anuncio del Reino de Dios, añade la clara denuncia del pecado de su tiempo. Si lo que Jesús anuncia es el Reino de Dios, pecado es para Jesús todo aquello que impida, imposibilite o destruya el Reino de Dios. …Estas denuncias le ocasionaron a Jesús frecuentes polémicas ya desde los comienzos de su vida riesgos personales e incluso la persecución. Esta persecución lo acompañó a lo largo de toda su vida, hasta que, al final, fue acusado de blasfemo y de agitador de las masas y por ello fue condenado y ajusticiado.

Súplicas:
Por los condenados ala muerte por hambre y enfermedad,
Por los privados de libertad, especialmente los que esperan un juicio justo,
Por las autoridades públicas, para que, rechazando toda corrupción y partidismo, busquen siempre el bien común,
Cristo fue obediente hasta la muerte
–y una muerte de cruz por salvarnos

Segunda estación: Jesús carga con la cruz

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos
porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Introducción
El camino a la vida pasa por la cruz. Una condición del seguimiento de Jesús es la aceptación de la cruz. El discípulo cara con la cruz no con resignación y fatalismo, sino con la alegría del que se da hasta el extremo. Nadie tiene más amor que la persona que da la vida para sus amigos. La cruz representa también un instrumento de condenación y muerte. Era un castigo reservado solo para pocos. La agonía era lente y la muerte humillante.

Lectura del santo evangelio según san Juan (19, 16 –17)
Se lo llevaron; y Jesús salió cargando él mismo con la cruz, hacia un lugar llamado La Calavera, en hebreo Gólgota.

Una reflexión de Monseñor Oscar Romero:
Sentimos en el Cristo de la Semana Santa con su cruz a cuestas, que es el pueblo que va cargando también su cruz. Sentimos en el Cristo de los brazos abiertos y crucificados, al pueblo crucificado pero que desde Cristo, un pueblo que crucificado y humillado, encuentra su esperanza.

Súplicas:
Por los que cargan trabajos duros y reciben salarios bajos,
Por los que cargan la cruz de cáncer y otras enfermedades,
Por los agentes de pastoral de la parroquia, para que asumen sus cargos con amor y compromiso,
Cristo fue obediente hasta la muerte
–y una muerte de cruz por salvarnos.

Tercera estación: Jesús cae por primera vez

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos
porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Introducción
Para llegar a Él, Dios os propone un camino: dar la vida para los demás, ofreciendo nuestras fuerzas y comprometiendo nuestra lucha en la lucha por la vida de todas y todos. Jesús lo asume así y se mantiene fiel a pesar del cansancio, la humillación y la frustración. Jesús nos pide la fidelidad para seguirlo y hacer la voluntad de Dios: construir su Reino, anunciar su liberación, hacer realidad la esperanza de la justicia y la paz. La tarea no es sencilla y los obstáculos abundan. Pero Jesús nos enseño que la fuerza del amor puede más que la debilidad de una caída. Se puede continuar adelante.

Lectura del santo evangelio según san Juan (12, 24)
Les aseguro que, si el grano de trigo caído en tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto.

Una reflexión de Monseñor Oscar Romero:
Acaban de escuchar en el evangelio de Cristo que es necesario no amarse tanto a sí mismo, que se cuide uno para no meterse en los riesgos de la vida que la historia nos exige, y, que el quiera apartar de sí el peligro, perderá su vida. En cambio, al que se entrega por amor a Cristo al servicio de los demás, éste vivirá como el granito de trigo que muere, pero aparentemente muere. Si no muriera se quedaría solo. Si la cosecha es, porque muere, se deja inmolar esa tierra, deshacerse y sólo deshaciéndose, produce la cosecha.

Súplicas:
Por las ancianas y los ancianos, para que les ayudemos con amor y cariño,
Por los jóvenes que se sienten marginados,
Por las campesinas y los campesinos que sufren discriminación por ser pobres,
Cristo fue obediente hasta la muerte
y una muerte de cruz por salvarnos

Cuarta estación: Jesús se encuentra con su madre

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos
porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Introducción
En el camino al Calvario, Jesús se encuentra con su madre. Ella, también, abandonada, sola, silenciosa entre la gente que murmura. María se hace presente entre su pueblo sufriente acompañándolo y compartiendo sus angustias come hace tiempo con Jesús. Su presencia contemplativa inspira y alienta a seguir a Cristo, a cambiar las cosas, a vencer la muerte instalada entre nosotros.

Lectura del santo evangelio según san Juan (19, 25 –27)
Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María de Cleofás y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y al lado al discípulo amado, dice a su madre: “Mujer, ahí tienes a tu hijo”. Después dice al discípulo:“Ahí tienes a tu madre”. Y desde aquel momento el discípulo se la llevó a su casa.

Una reflexión de Monseñor Oscar Romero:
La liberación de Cristo, hermanos, es ternura, es amor, es la presencia de una madre bondadosa: María. Y María es el modelo de quienes colaboran con Cristo para la liberación de la tierra y la adquisición del cielo. María en su cántico de acción de gracias proclama las grandezas de Dios y también proclama que Dios desecha el orgullo de los poderosos y enaltece a los humildes, nos enseña que el camino de la liberación verdadera, de la redención cristiana, es el camino de la humildad, el camino del amor, el camino de una entrega como la de María que será también para amamos y encontrar en ella el camino blanco que nos lleva a Jesús.

Súplicas:
Por las madres que sufren la muerte de sus niños por enfermedad o hambre,
Por las mujeres, las niñas y los niños que sufren la violencia domestica,
Por la madre tierra que sufre de las tallas, del abuso por químicas y de la explotación,
Cristo fue obediente hasta la muerte
y una muerte de cruz por salvarnos

Quinta estación: Simón de Cirene ayuda a Jesús a llevar la cruz

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos
porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Introducción
Al regresar de su trabajo, Simón de Cirene es obligado a ayudar a Jesús. No es su voluntad, pero poco importa. Lo importante es que alivia a Jesús, se compromete con Él. Lo libera del peso de la cruz y comparte con él su dolor. Como Simón estamos llamados a colaborar con los que sufren; a diferencia de él, la decisión es nuestra, libre, personal. En ella se juega el aceptar al Reino.

Lectura del santo evangelio según san Marcos (15, 20-­‐21)
Los soldados sacaron a Jesús fuera para crucificarlo. En ese momento, un tal Simón de Cirene, que es el padre de Alejandro y de Rufo, volvía del campo; los soldados le obligaron a que llevara la cruz de Jesús.

Una reflexión de Monseñor Oscar Romero:
Este es el compromiso de ser cristiano: seguir a Cristo en su encarnación y si Cristo es Dios majestuoso que se hace hombre humilde hasta la muerte de los esclavos en una cruz y vive con los pobres, así debe ser nuestra fe cristiana. El cristiano que no quiere vivir este compromiso de solidaridad con el pobre, no es digno de llamarse cristiano…

Súplicas:
Por los que están solidarios con los pobres y marginados en sus aldeas,
Por los que luchan para alimentar a la familia, frente a la pobreza
Por los que se esfuerzan de trabajar en comunidad y cooperativas,
Cristo fue obediente hasta la muerte
y una muerte de cruz por salvarnos

Sexta estación: Verónica limpia el rostro de Jesús

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos
porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Introducción
Una mujer se abre paso entre la multitud y seca el rostro de Jesús. Compadecida por el dolor se acerca y lo alivia. Hoy Cristo sufriente se revela en el rostro de los abandonados, de los que viven oprimidos bajo la miseria y el sufrimiento. Desde allí espera de nosotros nuestra conversión. Nos llama a vivir, como la Verónica, la compasión evangélica en gestos concretos de amor al otro.

Lectura del libro del profeta Isaías (52, 13; 53, 3 – 5)
Miren, mi siervo tendrá éxito, subirá y crecerá mucho. Despreciado y evitado de la gente, un hombre habituado a sufrir, curtido en el dolor; al verlo se tapaban la cara; despreciado, lo tuvimos por nada; a él, que soportó nuestros sufrimientos y cargó con nuestros dolores, lo tuvimos por un contagiado, herido de Dios y afligido. Él, en cambio, fue traspasado por nuestras rebeliones, triturado por nuestros crímenes. Sobre él descargó el castigo que nos sana y con sus cicatrices nos hemos sanado.

Una reflexión de Monseñor Oscar Romero:
Si viéramos que es Cristo el hombre necesitado—el hombre torturado, el hombre prisionero, el asesinado—y en cada figura de hombre, botadas tan indignamente por nuestros caminos, descubriéramos a ese Cristo botado, medalla de oro que recogeríamos con ternura y la besaríamos y no nos avergonzaríamos de él.

Súplicas:
Por las enfermeras y médicos que atienden a los enfermos, para que trabajen con la compasión de Verónica y reciban sueldos justos,
Por los familiares de los enfermos, para que les asisten con coraje y compasión,
Por los que ofrecen la solidaridad a los pobres y marginados del mundo,
Cristo fue obediente hasta la muerte
y una muerte de cruz por salvarnos

7. Séptima estación: Jesús cae por segunda vez

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos
porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Introducción
El camino se hace largo y pesado, las fuerzas escasean y Jesús cae por tierra nuevamente. El amor es inmenso y todo lo soporta. De Dios, tambaleante, sigue el camino que nos traerá la paz. El camino del cristiano, de seguidor de Jesús, no está libre de sacrificios. Jesús nos muestra que el amor al Padre es mayor que cualquier sufrimiento. En las dificultades, no abandona el camino, recurre al Padre y se abandona en Él. ¿Cómo actuamos nosotros?

Lectura del santo evangelio según san Lucas (9: 22 – 24)
Jesús les decía a sus discípulos: ‘El Hijo del Hombre tiene que sufrir mucho y ser rechazado por las autoridades judías, por los jefes de los sacerdotes y por los maestros de la Ley. Lo condenarán a muerte, pero tres días después resucitará’. También Jesús decía a toda la gente: ‘Si alguno quiere seguirme, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz de cada día y que me siga. Les digo: el que quiera salvarse a sí mismo se perderá, y el que pierda su vida por causa mía, se salvará.

Una reflexión de Monseñor Oscar Romero:
Me cuesta aceptar una muerte violenta que en estas circunstancias es muy posible… …mi disposición debe ser dar mi vida por Dios cualquiera que sea el fin de mi vida. Las circunstancias desconocidas se vivirán con la gracia de Dios. El asistió a los mártires y si es necesario lo sentiré muy cerca al entregarle mi último suspiro. Pero que más valioso que el momento de morir es entregarle toda la vida y vivir para él.

Súplicas :
Por los migrantes que busquen una vida mejor, para que mantengan su reto de ayudar a la familia y no caigan en vicios,
Por los que se sienten agobiados y cansados, para que recubren el animo,
Por los que caen en el pecado, para que Cristo les de la valentía de convertirse,
Cristo fue obediente hasta la muerte
y una muerte de cruz por salvarnos

8. Octava estación; Jesús consuela a las mujeres de Jerusalén

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos
porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Introducción
Las mujeres de Jerusalén, mirándole a Jesús, tienen compasión de Él, sangrente, débil, caminando hasta el lugar de su muerte. Tal vez han visto la crucifixión de otras personas. Lloran por Él. Jesús, sabiendo lo que va a pasar, tiene compasión de ellas. Piensa de ellas – no de sus propios sufrimientos. El sufrimiento puede abrirnos al sufrimiento de lo demás, como hace Jesús. El sufrimiento puede ayudarnos de solidarizarnos con todos los sufrimientos, especialmente de la mujeres.

Lectura del santo evangelio según san Lucas (23, 27-­‐28)
Lo seguía [a Jesús] muchísima gente, especialmente mujeres que se golpeaban el pecho y se lamentaban por él. Jesús, volviéndose hacia ellas, les dijo: “Hijas de Jerusalén, no lloren por mí. Lloren más bien por ustedes mismas y por sus hijos”.

Una reflexión de Monseñor Oscar Romero:
…mientras haya madres que lloran la desaparición de sus hijos, mientras haya torturas en nuestros centros de seguridad, mientras haya abuso de sibaritas en la propiedad privada, mientras haya este desorden espantoso, hermanos, no puede haber paz y se seguirán sucediendo los hechos de violencia y de sangre. con represión no se acaba nada. Es necesario hacerse racional y atender la voz de Dios y organizar una sociedad más justa, más según el corazón de Dios. Todo lo demás son parches. Todo lo demás son represiones de momento. Los nombres de los asesinados irán cambiando, pero siempre habrá asesinados. Las violencias seguirán cambiando de nombre, pero habrá siempre violencia, mientras no se cambie la raíz de donde están brotando, como de una fuente fecunda, todas estas cosas tan horrorosas de nuestro ambiente.

Súplicas:
Por las mujeres que lloran para sus niños o esposos que han estado asesinado,
Por las mujeres que sufren abajo del machismo de la sociedad y de su hogar,
Por las jóvenes que sufren violaciones, para que podamos acompañarlas y darles consuelo y valor,
Cristo fue obediente hasta la muerte
y una muerte de cruz por salvarnos

9 . Novena estación: Jesús cae por tercera vez

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos
porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Introducción
El peso de la cruz se acrecienta a cada paso. Jesús cae. Sus fuerzas son a l límite de lo humano, pero su fidelidad es mayor que el dolor. Jesús se reincorpora y prosigue. Se mantiene fiel a sus palabras: “el buen pastor da la vida por sus ovejas. Mantiene viva la esperanza. Nosotros también, si queremos vivir para los demás, v amos a encontrar incomprensión y soledad, y a veces hasta tortura y muerte. Vivir para los demás, hacer el bien, practicar la justicia exige dejar todo, hasta la vida, si es necesario.

Lectura del libro de salmos (41 [40], 9 – 12)
Ha contraído una enfermedad mortal; el que se acostó no se levantará. Incluso mi amigo, en quien confiaba, y que compartía mi pan me pone zancadillas. Mas tú, Señor, ten piedad, ponme en pie y les daré su merecido. En esto conozco que me quieres: que mi enemigo no cantará victoria a mi costa.

Una reflexión de Monseñor Oscar Romero:
¡Qué bien se identifica Cristo con el sufrimiento de nuestro pueblo! Así parecen clamar muchas cosas, muchos tugurios, muchos en las cárceles y en el sufrimiento, muchos hambrientos de justicia y de paz. “¿Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado?” No nos ha abandonado. Es la hora en que el Hijo de Dios va pasando con toda su carga de pecado por la obediencia que Dios le pide para poder perdonar esos pecados de la humanidad de donde derivan todas las injusticias, todos los egoísmos…

Súplicas:
Por los que sufren la falta de escuelas y centros básicos de educación,
Por los que les falta tierra para sembrar y cosechar para alimentar a la familia, para que los gobernantes hagan leyes que les ayuden a conseguir terreno para sembrar,
Por los que no se sienten la ayuda de sus familias y amigos,
Cristo fue obediente hasta la muerte
y una muerte de cruz por salvarnos

10. Décima estación: Jesús es despojado de sus vestiduras

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos
porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Introducción
Llegamos al Calvario. Jesús, agotado, es desnudado delante de la multitud. Ni el mínimo derecho a la intimidad es respetado. Jesús, desnudo, herido, desolado al pie de la cruz, se hace solidario de tantas mujeres y hombres despojados de sus derechos a lo largo de la historia. La persona humana no importa; lo que vale es el poder de los que tienen la riqueza. Hay un dramático paralele con nuestro tiempo: millones de personas sufren por a ambición descontrolada de unos pocos y la escandalosa injusticia institucionalizada del sistema económico nacional y internacional.

Lectura del santo evangelio según san Juan (19, 23-­‐24)
Después que los soldados crucificaron a Jesús, tomaron su ropa y la dividieron en cuatro partes, una para cada soldado; tomaron también la túnica. Era una túnica sin costuras, tejida de arriba abajo, de una pieza. Así que se dijeron: “No la rasguemos; vamos a sortearla, para ver a quien le toca”. Así se cumplió lo escrito: Se repartieron mi ropa y se sortearon mi túnica. Es lo que hicieron los soldados.

Una reflexión de Monseñor Oscar Romero:
Este es el compromiso de ser cristiano: seguir a Cristo en su encarnación y si Cristo es Dios majestuoso que se hace hombre humilde hasta la muerte de los esclavos en una cruz y vive con los pobres, así debe ser nuestra fe cristiana. El cristiano que no quiere vivir este compromiso de solidaridad con el pobre, no es digno de llamarse cristiano… Cristo nos invita a no tenerle miedo a la persecución porque, créanlo hermanos, el que se compromete con los pobres tiene que correr el mismo destino de los pobres: ser desaparecido, ser torturados, ser capturados, aparecer cadáveres…

Súplicas:
Por las mujeres, niñas y niños que son victimas de la trata de personas,
Por las y los jóvenes que están tentados por la pornografía y el machismo,
Por las mujeres que están tratados como cosas y no como personas humanas con su propia dignidad.
Cristo fue obediente hasta la muerte
y una muerte de cruz por salvarnos

11 . Undécima estación: Jesús es clavado en la cruz

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos
porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Introducción
Clavado en la cruz, Jesús espera pacientemente el momento de dar la vida. Su compasión no tiene limites. Abandonado y humillado pide perdón por quienes lo están matando. Es el punto máximo del amor: perdón. Desinteresado, despreocupado y descentrado de si mismo, su pensamiento gira en torno a quienes lo rodean: Padre, perdónales.

Lectura del santo evangelio según san Lucas (12, 32-­‐33)
Junto con Jesús llevaban también a dos malhechores para ejecutarlos. Al llegar al lugar llamado de la Calavera, lo crucificaron allí, y con él a los malhechores, uno a su derecha y el otro a su izquierda.

Una reflexión de Monseñor Oscar Romero:
…aquí en la profundidad de esta humillación, mientras miramos a Cristo clavado en la cruz nos invita la Sagrada Palabra a descifrar un misterio de actualidad. Si Cristo es el representante de todo el pueblo en sus dolores, en su humillación, en sus miembros acribillados con unos clavos en una cruz, tenemos que descubrir el sufrimiento de nuestro pueblo. Es nuestro pueblo torturado, es nuestro pueblo crucificado, escupido, humillado al que representa Jesucristo Nuestro Señor para darle a nuestra situación tan difícil un sentido de redención.

Súplicas:
Por los que están llenos de rencor, para que Dios les libere del deseo de vengarse,
Por los que se sienten adictos al alcohol o drogas,
Por los que venden armas, para que quiten este camino de sembrar violencia,
Cristo fue obediente hasta la muerte
y una muerte de cruz por salvarnos

12. Duodécima estación: Jesús muere en la cruz

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos
porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Introducción
En el escándalo de la cruz comprendemos en profundidad a Jesús. Su existencia toda es servicio, total disponi­bilidad, anticipo de su entrega máxima: su propia vida. Muere por nuestros pecados y los pecados de todo el mundo para que exista una esperanza. Jesús sigue muriendo en nuestros días en los rostros de los niños que sufren, los ancianos olvidados, los desempleados, los obreros mal pagados, los indígena, los marginados, los jóvenes sin futuro. Nuestro compromiso con Cristo debe llevarnos a entregar, como Él, nuestras vidas por amor a todas y todos, empezando por los más pobres y marginados, para construir su Reino de justicia, amor y paz.

Lectura del santo evangelio según san Marcos (15, 33-­‐37. 39)
Llegado el mediodía, la oscuridad cubrió todo el país hasta las tres de la tarde, y a esa hora Jesús gritó con voz potente: ‘Eloí, Eloí, lammá sabactani’, que quiere decir: ‘Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?’ Al oírlo, algunos de los que estaban allí dijeron: ‘Está llamando a Elías’. Uno de ellos corrió a mojar una esponja en vinagre, la puso en la punta de una caña y le ofreció de beber, diciendo: ‘Veamos si viene Elías a bajarlo’. Pero Jesús, dando un fuerte grito, expiró…. Al mismo tiempo el capitán romano que estaba frente a Jesús, al ver cómo había expirado, dijo: ‘Verdaderamente este hombre era hijo de Dios’.

Una reflexión de Monseñor Oscar Romero:
… la Iglesia predica la conversión hacia Dios, porque es necesario también, queridos hermanos, discernir entre lo que Dios quiere y lo que Dios no quiere. Hay sufrimientos que Dios no los quiere y los hombres los están causando. En este caso, el hombre que peca, que abusa, que atropella, que tortura, que mata, no está haciendo la voluntad de Dios, está contradiciendo al Señor. Pero la víctima, el oprimido, el que sufre, el torturado, no puede hacer otra cosa que aguantar. Entonces, desde el fondo de su corazón víctima de la injusticia, ofrece a Dios por la redención de su pueblo ese sufrimiento. Y, gracias a Dios, que hay este sentido de solidaridad con el pueblo tantas veces víctimas del sufrimiento injusto. Pero como Cristo, que también fue sentenciado a muerte, muere; justamente, desde el punto de vista humano. Y convierte toda esa injusticia, toda esa opresión, en salvación al Señor. Así tendría que ser, también, todo el sufrimiento que nuestra patria, que nuestras familias, que nuestros hermanos -­‐ sobre todo la clase pobre, sufrida-­‐ le dieran su dolor. No el sentido de una rebeldía, sino el sentido ante Dios -­‐me refiero-­‐ de una aceptación. Hay que luchar por las justas reivindicaciones pero, mientras no llega ese mundo mejor, saber que ya se es redentor si se ofrece desde el fondo del corazón por la conversión de las injusticias, por la construcción de un mundo como el que Cristo soñó. Qué cara esta alianza a la que Cristo se ha metido como Redentor. En el Evangelio que se acaba de leer, hemos seguido paso a paso, el desenlace trágico de ese precio que Cristo pagó con tanto gusto porque nos amaba.

Súplicas:
Por todas y todos los víctimas de la violencia,
Por los niños que sufren, los ancianos olvidados, los desempleados, los obreros mal pagados, los indígenas, los marginados, los jóvenes sin futuro
Por la conversión del hombre que peca, que abusa, que atropella, que tortura, que mata,
Cristo fue obediente hasta la muerte
y una muerte de cruz por salvarnos

13 . Decimotercera estación: Jesús es bajado de la cruz

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos
porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Introducción
Junto a la cruz, en silencio, traspasada por el dolor, es María. Le acompañan algunas mujeres y el discípulo amado. María, presente en la cruz, es presente junto a cada una y uno de nosotros. José de Arimatea y Nicodemo les ayuda a bajar el cadáver de Jesús de la cruz. ¡Que dolor! – ver a su hijo único muerto, como muchas madres hasta ahora.

Lectura del santo evangelio según san Juan (19, 31-­‐34. 38)
Era la víspera del sábado, el más solemne de todos; los judíos pidieron a Pilato que hiciera quebrar las piernas de los crucificados y mandara retirar sus cuerpos para que no quedaran en la cruz durante el sábado. Fueron los soldados y quebraron las piernas a los dos crucificados con él. Al llegar a Jesús, viendo que estaba muerto, no le quebraron las piernas; sino que un soldado le abrió el costado con una lanza. En seguida brotó sangre y agua. Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo clandestino de Jesús, por miedo a los judíos, pidió permiso a Pilato para llevarse el cadáver de Jesús. Pilato se lo concedió. Él fue y se llevó el cadáver.

Una reflexión de Monseñor Oscar Romero:
Aun cuando todos desesperaban en la hora en que Cristo moría en la cruz, María, serena, espera la hora de la resurrección. María … es el símbolo del pueblo que sufre opresión, injusticia, porque es el dolor sereno que espera la hora de la resurrección; es el dolor cristiano, el de la Iglesia, que no está de acuerdo con las injusticias actuales, pero sin resentimientos esperando la hora en que el Resucitado volverá para darnos la redención que esperamos.

Súplicas:
Por los madres que no pueden encontrar con sus hijas e hijos, para que reciben consuelo de nosotros,
Por los narcotraficantes, los sicarios y los que matan a la gente, para que se conviertan,
Por el pueblo que sufre opresión y injusticia que espera la hora de la resurrección,
Cristo fue obediente hasta la muerte
y una muerte de cruz por salvarnos

14. Decimocuarto estación: Jesús es sepultado

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos
porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Introducción
Jesús es enterrado. Ha muerto. Todo aparece un fracaso. Pero el plan de salvación triunfará: Cristo resucitará el tercer día. De la muerte nace la vida, del sufrimiento y dolor surge la esperanza. Donde el mundo ve frustración y sin sentido, Dios hace estallar la vida. Donde los poderes del mundo ve su victoria, podemos esperar la victoria del Dios de la vida.

Lectura del santo evangelio según san Lucas (23, 50 – 56)
Intervino entonces un hombre bueno y justo llamado José, que era miembro del Consejo Supremo, pero que no había estado de acuerdo con los planes ni actos de los otros. Era de Arimatea, una ciudad de Judea, y esperaba el Reino de Dios. Se presentó, pues, ante Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. Después de bajarlo de la cruz, lo envolvió en una sábana y lo depositó en un sepulcro nuevo cavado en la roca, donde nadie había sido enterrado aún. Era el día de la Preparación de la Pascua y ya estaba para comenzar el día sábado. Las mujeres que habían venido desde Galilea con Jesús no se habían alejado; vieron de cerca el sepulcro y cómo colocaban su cuerpo. Después que volvieron a sus casas, prepararon perfumes y mirra, y el sábado descansaron, según manda la Ley.

Una reflexión de Monseñor Oscar Romero:
El cristiano, la comunidad cristiana, no debe estar desesperada. Si se muere alguien en la familia, no debemos llorar como hombres sin esperanza. Si en la historia de nuestra patria se han entenebrecido los cielos, no desesperemos. Somos una comunidad de esperanza y … esperemos la hora de la liberación: ¡llegará! “Llegará porque Dios es fiel, dice San Pablo”. Y esta alegría tiene que ser como una oración: “El que les ha llamado es fiel y cumplirá sus promesas”.

Súplicas:
Por los que no experimentan un sentido de vida y están tentado a suicidarse,
Por los sin esperanza, para que la resurrección de Jesús les de animo de vivir,
Por nosotros, para que esperemos a Jesús resucitada, viviendo como personas con esperanza y compromiso al Reino de Dios,
Cristo fue obediente hasta la muerte
y una muerte de cruz por salvarnos

Las citas del Monseñor Romero
1.Monseñor Oscar Romero, Segunda carta pastoral, 6 de agosto
2.Monseñor Oscar Romero, 19 de marzo de 1978
3.Monseñor Oscar Romero, 24 de marzo de 1980
4.Monseñor Oscar Romero, 24 de marzo de 1978
5.Monseñor Oscar Romero, 17 de febrero de 1980
6.Monseñor Oscar Romero, 16 de marzo de 1980
7.Monseñor Oscar Romero, Ejercicios espirituales, 25 de febrero de 1980
8.Monseñor Oscar Romero, 25 de septiembre de 1977
9. Monseñor Oscar Romero, 8 de abril de 1979
10.Monseñor Oscar Romero, 17 de Febrero de 1980
11.Monseñor Oscar Romero, 24 de marzo de 1978
12.Monseñor Oscar Romero, Viernes Santo, 13 de Abril de 1979
13.Monseñor Oscar Romero, 1 de diciembre de 1977
14.Monseñor Oscar Romero, 17 de diciembre de 1978

https://docplayer.es/

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...

Questo sito utilizza Akismet per ridurre lo spam. Scopri come vengono elaborati i dati derivati dai commenti.

Informazione

Questa voce è stata pubblicata il 02/03/2020 da in Artículo mensual, ESPAÑOL, Fé y Espiritualidad con tag .

  • 510.577 visite
Follow COMBONIANUM – Spiritualità e Missione on WordPress.com

Inserisci il tuo indirizzo email per seguire questo blog e ricevere notifiche di nuovi messaggi via e-mail.

Unisciti ad altri 915 follower

San Daniele Comboni (1831-1881)

COMBONIANUM

Combonianum è stata una pubblicazione interna nata tra gli studenti comboniani nel 1935. Ho voluto far rivivere questo titolo, ricco di storia e di patrimonio carismatico.
Sono un comboniano affetto da Sla. Ho aperto e continuo a curare questo blog (tramite il puntatore oculare), animato dal desiderio di rimanere in contatto con la vita del mondo e della Chiesa, e di proseguire così il mio piccolo servizio alla missione.
Pereira Manuel João (MJ)
combonianum@gmail.com

Disclaimer

Questo blog non rappresenta una testata giornalistica. Immagini, foto e testi sono spesso scaricati da Internet, pertanto chi si ritenesse leso nel diritto d’autore potrà contattare il curatore del blog, che provvederà all’immediata rimozione del materiale oggetto di controversia. Grazie.

Categorie

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: