COMBONIANUM – Spiritualità e Missione

Blog di FORMAZIONE PERMANENTE MISSIONARIA – Uno sguardo missionario sulla Vita, il Mondo e la Chiesa MISSIONARY ONGOING FORMATION – A missionary look on the life of the world and the church

Cinco lecciones que el Papa Francisco ha enseñado con sus gestos más que con sus palabras


Papa Francisco besa los pies de los lideres sudaneses


  • Francisco enseña a través de una serie de acciones pastorales ricamente simbólicas
  • La configuración por defecto de su Papado es incluir y alentar en lugar de excluir y condenar
  • Nos muestra que para ser misericordiosos, debemos acercarnos a los que sufren, contemplar sus rostros y entrar en relación con ellos como personas reales

https://www.religiondigital.org
15.03.2020
Marcus Mescher

(American Magazine).- El 13 de marzo se ha celebrado el séptimo aniversario del papado de Francisco. En los últimos siete años, el Papa Francisco ha introducido y popularizado frases memorables para inspirar a la Iglesia. Su llamado a construir una “revolución de la ternura” nos recuerda que la misericordia es lo que Dios es y lo que Dios quiere para y de su pueblo (“Evangelii Gaudium”, No. 88). Francisco ha llamado a todas las personas de buena voluntad a crear una “cultura del encuentro” (No. 220) que resista a la moderna “cultura del desecho” (“Laudato Si’,” No. 22), que afirme la dignidad humana y promueva el bien común global.

Pero a pesar de todas sus concisas líneas, el papado de Francisco se ha caracterizado singularmente por gestos y acciones poderosos que comprenden una pedagogía de la misericordia. Reflejando la enseñanza y el ministerio de curación de Jesús, Francisco enseña a través de una serie de acciones pastorales ricamente simbólicas. Aquí hay cinco ejemplos para nuestra reflexión, discernimiento y emulación.

Humildad

El nombre elegido por el Papa Francisco indica su compromiso con la humildad y la simplicidad, así como su especial preocupación por los pobres y el planeta. Al ser elegido como Papa, Jorge Mario Bergoglio decidió tomar el nombre de “Francisco” después de un abrazo con su amigo, el cardenal brasileño Cláudio Hummes, quien insistió, “No olvides a los pobres”. Durante su introducción en la Plaza de San Pedro, Francisco rompió con la tradición pidiendo a las 150.000 personas reunidas que rezaran por él antes de ofrecer su primera bendición como Papa.

El nombre elegido por el Papa Francisco indica su compromiso con la humildad y la simplicidad, así como su especial preocupación por los pobres y el planeta

Cuando le presentaron a sus hermanos cardenales, Francisco se negó a usar una plataforma para elevarse sobre ellos. Francisco elige vivir en una pequeña habitación con baño en la casa de huéspedes del Vaticano en lugar del palacio apostólico. Se desplaza por el Vaticano en un Ford Focus y a menudo usa un Fiat para sus giras internacionales en lugar de una limusina extravagante o un todoterreno que consume mucha gasolina.

En su primer Jueves Santo como Papa, Francisco lavó los pies de 12 delincuentes, incluyendo dos mujeres y un musulmán. Este humilde gesto, quizás más que cualquier homilía o carta pastoral, dio vida a Juan 13. Con estas tiernas acciones, Francisco nos muestra lo que significa prestar atención al mandamiento de Jesús: “Como yo os he amado, amaos también vosotros los unos a los otros” (Jn 13:34).

Inclusión

La configuración por defecto de Francisco es incluir y alentar en lugar de excluir y condenar. En sus citas semanales, programa tiempo para reunirse con los obispos que han criticado públicamente su liderazgo, no para reprenderlos sino para dialogar juntos. Francisco sigue reuniéndose con los supervivientes de abusos sexuales del clero y sus familiares como parte de su compromiso personal de lamentar y expiar el fracaso de la iglesia en la protección de los niños y los adultos vulnerables.

Ha expresado su intención de incluir más mujeres en los puestos de toma de decisiones, como lo demuestra el nombramiento de Francesca Di Giovanni para un puesto de alto nivel en la Secretaría de Estado a principios de este año. Francisco ha modelado la inclusión mediante su cálido abrazo a las personas desfiguradas por la enfermedad, a las personas con necesidades especiales y a los niños pequeños; sus fiestas de cumpleaños incluyen a pacientes de hospitales y a personas sin hogar. En su visita a los Estados Unidos en 2015, pasó su último día con 100 reclusos en un centro de detención de Filadelfia, haciendo un llamamiento a todos los ciudadanos para que faciliten la rehabilitación y el reingreso de las personas encarceladas.

Los contemporáneos de Jesús a veces se quejaban de la forma en que comía con los pecadores y los parias. Cuando Jesús se invita a sí mismo a quedarse en la casa de Zaqueo, la multitud se queja en desaprobación (Lc 19:2-10). Así como Jesús se acercó incluso a aquellos considerados insignificantes e indignos, Francisco extiende la bienvenida de Dios a todos.

Escucha

El perdurable legado del Papa Francisco puede brotar de varios sínodos que han creado las condiciones para una “Iglesia que escucha más” (“Christus Vivit”, Nº 41). Como se ha puesto de manifiesto en las reuniones sinodales para debatir sobre el matrimonio y la vida familiar (2015 y 2016), los jóvenes y la vocación (2018) y la región panamazónica (2019), Francisco muestra que la inclusión no es un mero simbolismo sino un camino para un “renacimiento de la esperanza” (“Querida Amazonía”, Nº 38) mediante el diálogo, el discernimiento y la colaboración para una acción valiente. “Sínodo” significa “caminar juntos”, un compromiso de acompañar, consultar y empoderar a los demás en una participación plenamente consciente y activa para ser iglesia juntos. Francisco nos muestra que no debemos temer al desacuerdo; su ejemplo en la escucha se resiste a las creencias hegemónicas y a las estructuras que permiten el clericalismo y el jerarquismo.

Este Papa también ha dado prioridad al diálogo ecuménico e interreligioso; su colaboración con obispos, patriarcas, rabinos e imanes demuestra su compromiso de construir puentes en lugar de muros, de practicar una “cultura del encuentro” para la paz y la solidaridad. La voluntad de Francisco de ir más allá de un tribalismo de “nosotros contra ellos” refleja las interacciones de Jesús con los gentiles, como la mujer sirofenicia que le ruega que expulse al demonio de su hija. Jesús inicialmente rechaza su petición, pero su fe persevera y su hija es curada (Mc 7:24-30).

Al igual que Jesús, Francisco nos muestra que escuchar a los demás -y especialmente a los que se consideran otros- puede ayudarnos a estar más atentos y a responder a la presencia y al poder de Dios en personas y lugares que no esperábamos.

Perdón

Cuando se le preguntó: “¿Quién es Jorge Mario Bergoglio?” Francisco respondió: “Soy un pecador. Esta es la definición más precisa. No es una figura retórica, un género literario. Soy un pecador”. Francisco revela a alguien en contacto con Dios. A menudo aparecen imágenes de Francisco recibiendo el sacramento de la reconciliación; su compromiso de confesarse cada dos semanas refuerza su afirmación de que “Dios nunca se cansa de perdonarnos”.

En el marco de sus viajes por el mundo, Francisco también ha hecho llamamientos emocionales para que se le perdone por el abandono y el abuso pasados y presentes en la Iglesia, como lo hizo en México en 2016, Bangladesh en 2017, Irlanda en 2018 y Rumanía en 2019.

Francisco no ha evitado pedir perdón por sus propios defectos. Memorablemente, en la víspera de Año Nuevo, una mujer lo agarró de la mano y le tiró del brazo. El Papa Francisco respondió dándole una bofetada, y al día siguiente emitió una disculpa personal por perder su paciencia y dar un mal ejemplo.

La contrición de Francisco nos recuerda que la iglesia es -tomando prestada una frase de Thomas Merton- “un cuerpo de huesos rotos”. Los primeros pasos hacia la esperanza y la curación requieren de lamentación y arrepentimiento. Con sus palabras y acciones, Francisco se hace eco de lo que Jesús enseñó: “No juzguéis, para que no seáis juzgados… la medida que deis será la que recibáis” (Mt 7, 1-2).

Presencia

La primera visita del Papa Francisco fuera de Roma fue a la isla de Lampedusa en julio de 2013, donde trató de llamar la atención sobre la difícil situación de los migrantes y refugiados que hacen del Mar Mediterráneo un “vasto cementerio”. Su primer viaje internacional llegó sólo un par de semanas después, a Río de Janeiro, Brasil, para la Jornada Mundial de la Juventud, donde pasó parte de su tiempo hablando y rezando con los residentes de una favela.

Como San Ignacio insiste, y el Papa Francisco muestra, el amor se muestra mejor con hechos que con palabras

Una criatura de hábitos, tratando con los dolores de la vejez, Francisco no tenía la intención de viajar tanto como Papa. Pero su conciencia lo llamó a proveer un ministerio de presencia a la gente que ha sido empujada a las periferias del estatus, privilegio y poder. En este ejemplo de “movilidad descendente”, como lo llamó Dean Brackley, S.J., Francisco nos llama a destrozar los ídolos de la seguridad, el estatus y la comodidad.

La etimología de la misericordia (del latín, misericordia), es tener un corazón por y con los desdichados, el sufrimiento. Francisco nos muestra que para ser misericordiosos, debemos acercarnos a los que sufren, contemplar sus rostros y entrar en relación con ellos como personas reales, no como categorías genéricas de personas que llamamos “pobres”, “hambrientos”, “extranjeros” o “enfermos”. En Lampedusa, Francisco denunció la “globalización de la indiferencia” hacia la desesperación y la injusticia que enfrentan tantos de nuestros hermanos y hermanas. En cambio, instó, necesitamos “ir y hacer lo mismo” como el samaritano que entra en la zanja y cuida del que queda por muerto.

Desviarse del camino en el que estamos y tomar la posición ventajosa de los vulnerables y marginados es una forma crucial de superar la desconfianza y la división; esto es lo que significa ser un embajador de la “cultura del encuentro”. Francisco modeló este tipo de encuentro en febrero de 2016, al celebrar la misa a lo largo de la frontera entre EE.UU. y México. En esta liturgia Francisco nos mostró que el pueblo de Dios no puede ser dividido entre los residentes de Ciudad Juárez y El Paso: Somos un solo cuerpo en Cristo. Jesús advierte que las naciones serán juzgadas por lo que hagamos por los más pequeños de entre nosotros (Mt 25:40). Francisco nos enseña que no podemos ayudar a los necesitados a menos y hasta que nos acerquemos a ellos, compartamos nuestras vidas con ellos y les ayudemos a convertirse en agentes de su propio futuro.

En sus palabras y acciones, el Papa Francisco nos enseña que el amor a Dios y al prójimo debe orbitar alrededor de la humildad, la inclusión, la escucha, el perdón y la presencia, especialmente a aquellos que se cuestionan si son importantes. Frente a tantas distracciones y razones de desesperación, Francisco nos muestra que nuestra presencia física importa. Después de todo, encarnamos el amor de Dios en el mundo tal como somos, donde estamos. Como San Ignacio insiste, y el Papa Francisco muestra, el amor se muestra mejor con hechos que con palabras.

 

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...

Questo sito utilizza Akismet per ridurre lo spam. Scopri come vengono elaborati i dati derivati dai commenti.

Informazione

Questa voce è stata pubblicata il 29/03/2020 da in ESPAÑOL con tag .

  • 541.610 visite
Follow COMBONIANUM – Spiritualità e Missione on WordPress.com

Inserisci il tuo indirizzo email per seguire questo blog e ricevere notifiche di nuovi messaggi via e-mail.

Unisciti ad altri 931 follower

San Daniele Comboni (1831-1881)

COMBONIANUM

Combonianum è stato una pubblicazione interna di condivisione sul carisma di Comboni. Assegnando questo nome al blog, ho voluto far rivivere questo titolo, ricco di storia e patrimonio carismatico.
Il sottotitolo Spiritualità e Missione vuole precisare l’obiettivo del blog: promuovere una spiritualità missionaria.

Combonianum was an internal publication of sharing on Comboni’s charism. By assigning this name to the blog, I wanted to revive this title, rich in history and charismatic heritage.
The subtitle
Spirituality and Mission wants to specify the goal of the blog: to promote a missionary spirituality.

Sono un comboniano affetto da Sla. Ho aperto e continuo a curare questo blog (tramite il puntatore oculare), animato dal desiderio di rimanere in contatto con la vita del mondo e della Chiesa, e di proseguire così il mio piccolo servizio alla missione.
I miei interessi: tematiche missionarie, spiritualità (ho lavorato nella formazione) e temi biblici (ho fatto teologia biblica alla PUG di Roma)

I am a Comboni missionary with ALS. I opened and continue to curate this blog (through the eye pointer), animated by the desire to stay in touch with the life of the world and of the Church, and thus continue my small service to the mission.
My interests: missionary themes, spirituality (I was in charge of formation) and biblical themes (I studied biblical theology at the PUG in Rome)

Manuel João Pereira Correia combonianum@gmail.com

Disclaimer

Questo blog non rappresenta una testata giornalistica. Immagini, foto e testi sono spesso scaricati da Internet, pertanto chi si ritenesse leso nel diritto d’autore potrà contattare il curatore del blog, che provvederà all’immediata rimozione del materiale oggetto di controversia. Grazie.

Categorie

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: