COMBONIANUM – Spiritualità e Missione

Blog di FORMAZIONE PERMANENTE MISSIONARIA – Uno sguardo missionario sulla Vita, il Mondo e la Chiesa MISSIONARY ONGOING FORMATION – A missionary look on the life of the world and the church

Casile – El misterio del Corazón de Jesús

Testo PDF

EL MISTERIO DEL CORAZÓN DE JESÚS 
EN LA VIDA DEL MISSIONERO COMBONIANO
P. Carmelo Casile  

RV 3-5; 21; 21.1-2; 81-82 


El misionero comboniano acoge el don de la consagración misionera y vive el encuentro con el  Señor Jesús, contemplando el misterio de su Corazón Traspasado con la mirada de los ojos del  Fundador.  

1. El Misterio del Corazón de Jesús y los Misterios de su vida  

El corazón, considerado desde la  vertiente bíblica, no es sólo la sede de los sentimientos, sino que de modo particular  designa la conciencia, el lugar de la  libertad, con la que un hombre dispone  de su propia vida. Por lo tanto, el  “corazón” es la “conciencia”, el Yo del  ser humano.  

En relación a Jesús, el corazón es su  Yo, su conciencia; es el empleo que él  hace de su libertad, su modo de estar al  mundo, su modo de haber venido al mundo, de haber crecido en el mundo, de haber mirado al mundo. El Corazón de Jesús es el lugar de la condición filial del Hijo de Dios. Si hay algo en que él se ha especializado, éste es el ser hijo de Dios en y por el mundo; el leer y contemplar el mundo que sale de las manos de Dios, para poner continuamente en relación la creación con el Padre. Cuando lo acusan ir con los pecadores dice: “En cielo se hace fiesta…, yo hago fiesta sobre la tierra” (cf Lc 15, 1-10).  

Al centro del Misterio del Corazón de Jesús hay su muerte que se abre a la resurrección. La revelación más decisiva del Corazón de Jesús es que el amor no es total si no pasa por la muerte; no se vuelve portador de vida si no acepta atravesar la muerte. Al centro, por lo tanto, del misterio de su muerte hay su amor “hasta el extremo“, su Corazón Traspasado. Por esto podemos decir que el Misterio del Corazón de Jesús conduce a la esencia del cristianismo: la  persona de Jesús, Hijo de Dios y Salvador del mundo, desvelado hasta en el misterio más íntimo de  su ser, hasta las profundidades de que manan todas sus palabras y sus acciones: su amor filial y  fraterno hasta la muerte (cfr. RV 3.2). En el Misterio del Corazón de Jesús es expresado el núcleo  esencial del cristianismo, allí nos ha sido revelada y donada toda la novedad revolucionaria del  Evangelio: el amor que nos salva y nos hace ya vivir en la eternidad de Dios (cfr. Ef 2,4-6).  

En la contemplación del dinamismo de este Amor salvífico san Daniel Comboni ha sido  alcanzado y envuelto en el misterio de la identificación de Jesús con los más pobres y abandonados (cfr. RV 5). 

El Directorio sobre la Piedad popular y la Liturgia nos ofrece una válida síntesis doctrinal sobre  el Misterio del Corazón de Jesús: «Entendida a la luz de la sagrada Escritura, la expresión “Corazón  de Cristo” designa el misterio mismo de Cristo, la totalidad de su ser, su persona considerada en su  núcleo más íntimo y esencial: Hijo de Dios, sabiduría increada; caridad infinita, principio de  salvación y de santificación para toda la humanidad. El “Corazón de Cristo” es Cristo, Verbo  encarnado y salvador, intrínsecamente ofrecido, en el Espíritu, con amor infinito divino-humano  hacia el Padre y hacia los hombres sus hermanos… Se puede decir, en cierto sentido, que la  devoción al Corazón de Cristo es la traducción en términos cultuales de la mirada que, según la  palabra profética y evangélica, todas las generaciones cristianas dirigirán al que ha sido atravesado  (cfr. Jn 19,37; Zc 12,10), es decir al costado de Cristo, atravesado por la lanza, del cual brotó sangre  y agua (cfr. Jn 19,34), símbolo del “sacramento admirable de toda la Iglesia”»1

El Misterio del Corazón de Jesús se manifiesta a través del conjunto de los Misterios de su vida.  Con la expresión misterios de la vida de Jesucristo se indican todos los acontecimientos de la  vida de Jesús, desde su Infancia a su glorificación (Resurrección y Ascensión), testimoniados en el  Nuevo Testamento, en cuanto en ellos se manifiesta el Misterio de su persona, es decir de su  conciencia y de su Corazón. 

Los misterios, en efecto, no indican verdades doctrinales superiores al conocimiento humano,  sino que son “acontecimientos” del hecho histórico de Jesús, en el cual está presente y del cual se  revela la acción salvadora de Dios. Sabemos que los Misterios en este sentido no son otra cosa que  las ilustraciones particulares del Misterio real que es la Persona misma de Jesús Cristo, y por lo  tanto expresan su conciencia y su Corazón

Por tanto, el creyente puede ponerse en contacto íntimo y vital con el Corazón de Jesús a través  de la meditación y contemplación de los misterios de la vida del Verbo viviente de Dios hecho  hombre. 

2. El misionero comboniano interpelado por el misterio del Corazón de Jesús. 

Hay una clase de cristianos que se limitan a las exigencias fundamentales de la fe, y que por  tanto necesitan de lo que el autor de la Carta a los Hebreos llama “primeras enseñas sobre Cristo”  (Heb 6, 1).  

Sin embargo para el discípulo de Jesús tiene valor la exhortación del mismo autor: “Pasemos a  cosas más avanzadas” (Heb 6, 1).  

La “cosas más avanzadas” para el misionero comboniano significan una experiencia de  Jesucristo suficientemente madura (RV 10; 21.1; 92; 92.1.2.4), que consiste en dejarse modelar por la acción constante del Señor Jesús, único Maestro interior (cf RV 20), en el tener la voluntad  sincera de poner toda su vida y su acción presente y futura al servicio de Jesucristo, ” el iniciador y  consumador de nuestra fe”” (Eb 12, 2; RV 21; 10.1; 13.1), en el esforzarse para entrar y asumir las  actitudes del Corazón de Jesús hacia el Padre y hacia el prójimo, procurando un encuentro de  amistad con el Jesús vivo de la Resurrección (RV 4.1; 21.1).  

La aventura de tornarse discípulo de Jesús no se repite dos veces de manera idéntica. Cada  persona, cada grupo de personas y cada época, tienen su manera de experimentar y vivir el influjo  personal de Jesús. Y también Jesús, en el que habita “la plenitud de la divinidad”, presenta infinitos  varios aspectos de su atrayente belleza e infinitos caminos en los cuales hace entrar sus discípulos, a  fin de progresar en la amistad con Él y asumir la misión que les quiere confiar. Las diferentes  espiritualidades se distinguen precisamente según la imagen de Jesús, que en ellas actúa  predominantemente. Ese predominio no es excluyente sino incluyente, en el sentido que el discípulo  vive su vida cristiana en todas sus dimensiones bajo el influjo predominante de un rasgo particular  de la personalidad de Jesús, que es don del Espíritu Santo y que corresponde a sus tendencias  personales.  

La imagen de Jesús que domina en la Congregación Comboniana es la del Cristo glorioso, que  continua a obrar la salvación del mundo, sirviéndose de la cooperación humana (RV 4.1; 21; 21.1- 2).  

En efecto, Jesús, para realizar la misión que le ha sido confiada por el Padre, quiere resumir todo  el universo bajo su primogenitura salvadora. Esta voluntad es la razón de la llamada dirigida al  misionero para una secuela cada vez más radical y total (RV 21.2).  

Este proyecto de vida postula “cortes” cada vez más completos, que el misionero se siente  impulsado a aceptar e integrar en su vida en la medida en que es movido no por razonamientos, sino por un amor generoso hacia el Señor Jesús (RV 21.1; 22.2).  

El Señor Jesús atrae a sí al misionero en la Congregación Comboniana, haciéndolo participar de  modo particular al dinamismo del Misterio de su Corazón bajo el influjo de tres Misterios que  invaden este mismo Corazón y que se vuelven en otras tantas provocaciones para la generosidad del  misionero.  

Tales Misterios son: su Amor, la Cruz, su identificación con los más pobres y abandonados:  RV 3-5.  

En este camino le ofrece como guía san Daniel Comboni, que recorrió este itinerario de  generosidad y totalidad de modo ejemplar. Esto significa que el misionero comboniano contempla  el Cristo bíblico, en primer lugar, el Misterio de su Corazón, con la mirada contemplativa del  Comboni.  

La exhortación Apostólica “Vida Consagrada” nos confirma y nos anima en este proyecto de  vida, cuando nos recuerda que Jesús “llama continuamente a nuevos discípulos, para comunicarles su modo de amar” (VC 75c); y nos hace notar que el consagrado es llamado a “amar con el corazón  de Cristo, hasta al final” (VC 75, título), a cumplir su misión con los sentimientos del Verbo  encarnado, que se ha hecho hombre precisamente para servir a Dios Padre y los hombres (VC 75b).  Así, Jesús en el lavatorio de los pies (VC 75) y como divino Samaritano (VC 83b), es un sublime  ejemplo y una maravillosa enseñanza sobre el amor que se hace servicio y es el modelo supremo de  la Vida Consagrada, llamada a ser “vida de amor ablativo, de concreto y generoso servicio” (VC  75b). 

1.1. El misterio del Amor del Corazón de Jesús: el Buen Pastor: RV 3; 3.1-3  Este misterio introduce al misionero y lo lleva a participar en la lógica de la gratuidad-don.  La primera provocación del Corazón de Jesús al misionero es su vivir y morir según la lógica del  don. 

La vocación tiene su centro luminoso en la gracia, es decir en la comunicación de sí hecha por el  mismo Dios al misionero, que significa recibirlo todo para darlo todo (RV 20; 46; 56). Jesús es don del Padre. “Tanto Dios amó al mundo que le dio su Hijo único…” (Jn 3, 16), que hace de su vida un don continuo, – “No busco mi voluntad sino la de aquel que me envió” (Jn 5, 30)  -, y ensena y ayuda a los otros a donarse recíprocamente, -“Amaras a tu prójimo como a ti mismo” (Mt 22, 39). 

El ser, el vivir íntimo de Jesús y su obrar corresponden siempre a esta lógica del don. Su misión es totalizante. Él se define “ungido” o consagrado para una misión (Lc 4, 18). En su Corazón hay solamente amor, que se expresa en una dupla dirección: el Padre y los hermanos. Jesús vive en  tensión para con el designio salvífico del Padre. Por ello da su vida según el mandato recibido, esto  es según el designio salvífico nacido del amor misericordioso del Padre (Jn 10, 8-12). 

El misionero comboniano encuentra su estilo de “vida apostólica” en este misterio del Amor del  Corazón de Jesús, que se expresa en la imagen del Buen Pastor

Mira para el Padre como Jesús, en Él y con Él, para conocer y realizar sus planes de salvación, y mira también para los hombres para asumir sus problemas; y mira también para sí mismo para inmolarse totalmente a este duplo amor (RV 2.2; 3; 3.1-2). 

Daniel Comboni ha vivido en profundidad esta lógica del don de Jesús, Buen Pastor. En efecto,  Comboni entró en sintonía con el Corazón de Jesús Buen Pastor, que da la vida para regenerar a los Africanos; ha hecho suyos los latidos del Corazón de Jesús para la infeliz Nigricia y ha sido  empujado a “hacer causa común” con estos hermanos desdichados y olvidados también por la  misma Iglesia, volviéndose por ellos sacramento del amor de Jesús Buen Pastor (E 2741; 2742).  

Puede ser útil todavía detenernos sobre cómo la exhortación Apostólica sobre la Vida  Consagrada habla de este modo de amar, cuando en el Cap. III define la vida de las personas  consagradas como “epifanía del amor de Dios al mundo“, que se concreta en el servicio de la  caridad.  

Este modo de amar mana de la participación al amor de Jesús hasta el extremo. Por eso la  perfección de la caridad a la cual tiende la vida de las personas consagradas, consiste en vivir  aprendiendo a amar con el Corazón de Jesús:  

“Él llama continuamente a nuevos discípulos, hombres y mujeres, para comunicarles, mediante  la efusión del Espíritu (cf. Rm 5, 5), el ágape divino, su modo de amar, apremiándolos a servir a los  demás en la entrega humilde de sí mismos, lejos de cualquier cálculo interesado ” (VC 75c). 

El misterio de la Cruz: el Buen Pastor ofrece su vida sobre la Cruz:  

RV 3; 4; 4.1-2 => VC 23-24 

El dinamismo del amor del Corazón de Jesús introduce al misionero en la lógica evangélica del  misterio de la Cruz.  

El Evangelio, en efecto, es la Buena Nueva que anuncia la paz y la reconciliación de los hombre  con Dios y del los hombre entre sí y con la creación.  

Jesús enseña a los hombres el camino del compartir, – “Anda, vende todo lo que tienes, dalo a  los pobres”: Mc 10,21), del perdón sin límites – “Setenta veces siete”: Mt 18,22-, de la  reconciliación con el hermano aún antes del culto a dar a Dios (Mt 5,23). Sin embargo, no se pasa  de la división a la reconciliación, si no se acepta el despojamiento de sí mismo, si no “se pierde la  propia vida” (Mt 16,25), si no se acepta la suerte del grano de trigo, el cual “debe morir para dar  fruto” (Jn 12,24), si no se acepta “el misterio de la vida que nace de la muerte” (RV 35.3).  

El Crucificado, cuya Cruz el creyente debe cargar “cada día” (Lc 9, 23), permanece el gran  evento y la única regla de la reconciliación (Ef 2, 11-18). Es una reconciliación pagada a caro  precio por el mismo Jesús, che “se redujo a nada, tomando la condición de siervo, y se hizo  semejante a los hombres…. se rebajo a si mismo haciéndose obediente hasta la muerte, y la muerte  de cruz” (Fil 2, 7-8).  

Desde este punto de vista el cristiano no puede no parecer delante de la sabiduría humana que  “locura” y “escándalo“. Y sin embargo este escándalo es la condición esencial para una acción  apostólica fecunda.  

Seguir el llamado a la misión implica sufrimiento y cruz. No existe actividad apostólica sin la  sombra del Crucifijo. El apóstol vive crucificado con Cristo (Gal 2, 20; 6, 17; RV 4; 4.1-2).  La vida de Jesús fue llena de sufrimientos y de alegrías hasta la cruz y a la resurrección. Es el  Misterio Pascual que se pone transparente en la vida del apóstol: él vive sostenido por la confianza  en Dios, porque después de la cruz hay la resurrección: E 4338.  

Cada cristiano es insertado en la muerte de Cristo y en su resurrección (Rom 6, 3-11). El destino privilegiado del apóstol es participar en la muerte de Cristo y al nacimiento de la nueva humanidad:  ser grano de trigo que muere para dar fruto. De esta inmolación depende la realización de la unidad  de todos los hombres en Cristo (Jn 17).  

La cruz del apóstol es una prolongación del dolor y del amor de Jesús, hecho víctima y  holocausto (1Pt 2, 21-25; 2Cor 5, 21; Is 53, 5), para el bien de la Iglesia que es “el Cuerpo de  Cristo” (Col 1, 24).  

No se trata, por lo tanto, de tener un sentido trágico de la vida, ni de procurar el sufrimiento por  él mismo, tomando un aire de victimismo. El sufrimiento del apóstol es una lógica consecuencia del  amor que lo empuja a la donación; amor y donación que en el apóstol tienden a ser totales. Jesús  amó y se entregó así (Jn 3, 16). Su vida es un don de amor que se convirtió en holocausto (Lc 22,  12-20), que arrastra el corazón del apóstol, haciéndolo exclamar: “Me amó y se entregó por mí” (Gal 2, 20). Por consiguiente: yo lo amo y me consagro a los hermanos. Es su amor que me empuja,  para hacer de mi vida un sacrificio (cf Fil 2, 17; 2Tim 4, 6).  

Entrar en el misterio de la Cruz es sintonizarse con la lógica del amor y el consecuente dolor de  Jesús crucificado, que se prolonga en la Iglesia. Es saber transformar cada dificultad en una nueva  posibilidad de amar y de evangelizar.  

Daniel Comboni, en su encuentro personal con Jesús, lo encuentra Buen Pastor que ama hasta el  extremo, es decir levantado sobre la Cruz, con el Corazón Traspasado y las llagas abiertas.  Para Comboni esta es una experiencia vital, una consecuencia inevitable de su fidelidad a la  vocación recibida. Para Comboni la Cruz no nace de un ascetismo masoquista ni puede ser fruto de la estupidez humana (“de la propia falta de juicio”: E 1710; 3136); nace en cambio y tiene valor  como resultado de su empeño en seguir a Jesús en su amor hasta el extremo por los olvidados  africanos; por tanto, es el sello de su participación al amor redentor de Jesús y la garantía de su  fidelidad a esta vocación. 

En la exhortación Apostólica “Vida Consagrada”, el Cristo del monte Tabor (VC 14) es el Cristo  que habla de su identidad de Cristo del monte Calvario, es decir de Cristo de la Cruz, dónde “su  amor virginal por el Padre y por todos los hombres alcanzará su máxima expresión; su pobreza  llegará al despojo de todo; su obediencia hasta la entrega de la vida” (VC 23a).  

Por consiguiente, la persona consagrada “experimenta la verdad de Dios-Amor de un modo tanto  más inmediato y profundo cuanto más se coloca bajo la Cruz de Cristo. Aquel que en su muerte  aparece ante los ojos humanos desfigurado y sin belleza hasta el punto de mover a los presentes a  cubrirse el rostro (cf. Is 53, 2-3), precisamente en la Cruz manifiesta en plenitud la belleza y el poder del amor de Dios. […] La vida consagrada refleja este esplendor del amor, porque confiesa,  con su fidelidad al misterio de la Cruz, creer y vivir del amor del Padre, del Hijo y del Espíritu  Santo. De este modo contribuye a mantener viva en la Iglesia la conciencia de que la Cruz es la  sobreabundancia del amor de Dios que se derrama sobre este mundo, el gran signo de la presencia  salvífica de Cristo” (VC 24ab).  

De la participación al Misterio Pascual nace en la persona consagrada el empeño misionero (VC  25a) que consiste en el ofrecer ” un signo verdadero de Cristo en el mundo ” (VC 25c), anunciando  “la paz que desciende del Padre, la entrega que el Hijo testimonia y la alegría que es fruto del  Espíritu Santo” (VC 25b). 

El misterio de la identificación de Jesús con los más pobres y abandonados RV 5; => VC 75d 

Jesús interpela el misionero comboniano también a través del misterio de su identificación con  los más pobres y abandonados, introduciéndolo en la lógica evangélica del amor preferencial de los  pobres.  

Hay una página del Evangelio, en la cual Jesús se identifica con los pobres y marginado de la  sociedad (Mt 25, 31-36).  

Es una afirmación extremamente clara, aunque desconcertante: el pobre es Jesús.  Es Él mismo que lo afirma, con la misma palabra eficaz, con la que afirma: “Quien les escucha a  ustedes, me escucha a mí ” (Lc 10, 16); y “Esto es mi cuerpo” (Lc 22, 19).  

Esta identificación pone al discípulo de Jesús frente a la Teofanía y Cristofanía en la opresión, en  cuánto ocurre en un Templo de piedras vivas, necesitadas de regeneración.  

Atraído por la visión de este Templo, Daniel Comboni descubre en los africanos de su época el  rostro desfigurado de Jesús, necesitado de liberación, para vivir en lleno la dignidad de hijos de  Dios2; emprende así su itinerario misionero hacia África Central como un auténtico peregrinaje hacia este Santuario existencial, en el cual su amor a Cristo Redentor y a sus prójimos se funden “en  una cristofanía en el negro oprimido3, de la cual le llega clara la llamada a ser instrumento de  liberación de la Nigricia. En concreto, de esa cristofanía Comboni se siente llamado no sólo a  evangelizar los pueblos de África central, sino a trabajar por su progreso y, sobretodo, por la  supresión de la esclavitud.  

Él morirá crucificado con Cristo en este Santuario derruido, pero arraigado en la certeza de ser  “una piedra escondida bajo tierra que quizás nunca saldrá a la luz, y que entra a formar parte de los cimientos de un nuevo y colosal edificio, que sólo los que vengan después verán despuntar del  suelo…” (E 2701).  

Muchas personas sufrieron y sufren a causa de la crueldad, de la prepotencia y de las injusticias  humanas, porque el hombre es todavía incapaz de realizar el amor.  

La Historia de la Salvación es precisamente una acción libertadora del hombre todo y de todos  los hombres de parte del Verbo Encarnado, a través de una lucha en la que Él sufre y se cae en cada  persona que sufre y que muere, a fin de hacer triunfar en el oprimido y en el opresor la ley universal  del amor.  

Ser misionero comboniano es entrar en el dinamismo de esta lucha pascual y liberar al mismo  Jesús oprimido, dolorido y pobre; es unirse a la participación de Jesús al dolor y en la pobreza de  los hombres bajo la guía de san Daniel Comboni (RV 3.2).  

3. PARA LA REVISION DE VIDA 

3.1. ¿De qué manera y en qué medida el Corazón de Jesús ilumina tu consagración misionera comboniana?: RV 3-5;21;21.1-2  

3.2. ¿Sientes como parte de tu carisma el culto al Corazón de Jesús?: RV 3 

3.3. ¿Qué expresiones asume en tu vida esta dimensión del carisma comboniano?: RV 3.1-3 

3.4. ¿Cómo vives las situaciones de dificultad, sufrimiento, fracaso (= dimensión de la cruz)?:  RV 4 

3.5. ¿De qué manera los pobres están presentes en tu vida cotidiana?: RV 5-6

NOTAS

1 CONGREGACIÓN PARA EL CULTO DIVINO Y LA DISCIPLINA DE LOS SACRAMENTOS, Directorio sobre piedad  popular y liturgia, n. 166-167

2 Cf P. Chiocchetta, Carte per l’evangelizzazione dell’Africa, pp. 111-112. 

3 J. M. Lozano, Cristo también era negro, pp. 55-56

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...

Questo sito utilizza Akismet per ridurre lo spam. Scopri come vengono elaborati i dati derivati dai commenti.

Informazione

Questa voce è stata pubblicata il 10/06/2021 da in ESPAÑOL, Fé y Espiritualidad con tag , , .

  • 701.576 visite
Follow COMBONIANUM – Spiritualità e Missione on WordPress.com

Inserisci il tuo indirizzo email per seguire questo blog e ricevere notifiche di nuovi messaggi via e-mail.

Unisciti ad altri 775 follower

San Daniele Comboni (1831-1881)

COMBONIANUM

Combonianum è stato una pubblicazione interna di condivisione sul carisma di Comboni. Assegnando questo nome al blog, ho voluto far rivivere questo titolo, ricco di storia e patrimonio carismatico.
Il sottotitolo Spiritualità e Missione vuole precisare l’obiettivo del blog: promuovere una spiritualità missionaria.

Combonianum was an internal publication of sharing on Comboni’s charism. By assigning this name to the blog, I wanted to revive this title, rich in history and charismatic heritage.
The subtitle
Spirituality and Mission wants to specify the goal of the blog: to promote a missionary spirituality.

Sono un comboniano affetto da Sla. Ho aperto e continuo a curare questo blog (tramite il puntatore oculare), animato dal desiderio di rimanere in contatto con la vita del mondo e della Chiesa, e di proseguire così il mio piccolo servizio alla missione.
I miei interessi: tematiche missionarie, spiritualità (ho lavorato nella formazione) e temi biblici (ho fatto teologia biblica alla PUG di Roma)

I am a Comboni missionary with ALS. I opened and continue to curate this blog (through the eye pointer), animated by the desire to stay in touch with the life of the world and of the Church, and thus continue my small service to the mission.
My interests: missionary themes, spirituality (I was in charge of formation) and biblical themes (I studied biblical theology at the PUG in Rome)

Manuel João Pereira Correia combonianum@gmail.com

Disclaimer

Questo blog non rappresenta una testata giornalistica. Immagini, foto e testi sono spesso scaricati da Internet, pertanto chi si ritenesse leso nel diritto d’autore potrà contattare il curatore del blog, che provvederà all’immediata rimozione del materiale oggetto di controversia. Grazie.

Categorie

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: